Suscríbete

Obama da a Cuba la "esperanza de la oportunidad": Gross

Alan Gross, que estuvo encarcelado en Cuba entre 2009 y 2014, celebra la visita que el presidente de EU hará a la isla

(Foto: EFE)
Mundo 15/03/2016 12:14 EFE Washington Actualizada 12:35

El estadounidense Alan Gross, que pasó cinco años preso en Cuba, opinó hoy que el presidente de EU, Barack Obama, está dando a los cubanos la "esperanza de la oportunidad" con su visita a la isla y sus medidas de apertura económica, y defendió que el Gobierno cubano también ha emprendido "cambios significativos".

En una conferencia de prensa en Washington, el excontratista que estuvo encarcelado en Cuba entre 2009 y 2014 celebró la visita que Obama hará entre el próximo domingo y el martes a la isla.

"El presidente Obama está llevando la esperanza de la oportunidad (a Cuba)", aseguró Gross, de 66 años, que fue liberado el mismo día en que Estados Unidos y Cuba anunciaron que comenzarían su proceso de acercamiento, el 17 de diciembre de 2014.

Cuba "necesita inversión directa extranjera", y Obama "ha generado interés entre la industria privada de EU que acabará invirtiendo" en la isla, pero eso solo ocurrirá de una forma "significativa" una vez que el Congreso levante el embargo, afirmó.

Con medidas como la anunciada hoy por el Gobierno estadounidense, que permitirá por primera vez el uso del dólar a los cubanos e instituciones financieras de la isla para ciertas transacciones, Obama "está mostrando su liderazgo al decir que EU quiere dejar de ser un obstáculo" para que la economía en Cuba prospere.

"Si Estados Unidos quiere que el Gobierno de Cuba deje de obstaculizar al naciente sector privado de la isla, entonces el Gobierno estadounidense también tiene que dejar de ser un obstáculo", argumentó Gross.

"El Congreso tiene que dejar atrás el fracaso del embargo y levantarlo. Solo entonces podrá examinarse a Cuba de forma adecuada por sus fracasos y sus éxitos", agregó.

Muchos legisladores republicanos acusan al Ejecutivo de Obama de hacer concesiones al Gobierno cubano sin reclamar nada a cambio, pero Gross rechazó esa idea.

"El Gobierno de Cuba ha hecho algunos cambios muy significativos en la isla", aseguró.

El excontratista recordó que, en 2009, Obama eliminó algunas restricciones sobre las remesas enviadas a Cuba y, después, el Gobierno cubano amplió los permisos para el sector privado de la isla, en el que ahora trabaja "más del 11 %" de la población.

"Si no hay una relación directa entre reducir las restricciones sobre las remesas y el 11 % que trabaja ahora en el sector privado (cubano), entonces mi nombre no es Alan Gross", indicó.

"Y a los miembros del Congreso que dicen que esto es un regalo para los hermanos Castro, yo les respondería que los hermanos Castro son totalmente irrelevantes para el futuro de Cuba", agregó.

Gross visitó recientemente la Casa Blanca junto a su esposa, Judy, para expresar sus ideas respecto a la visita de Obama a Cuba.

"Les pregunté si se iba a reunir con Fidel Castro, porque eso me habría molestado mucho. La respuesta fue que no, que se reunirá con Raúl Castro y con el vicepresidente, Miguel Díaz-Canel", explicó.

Según Gross, el viaje de Obama se produce "en el momento adecuado, porque no le queda mucho en el poder", y Cuba será "parte del legado" del actual presidente, que "hará lo correcto" al plantear su preocupación por los derechos humanos en la isla.

Gross mantiene que nadie en el Gobierno de EU le alertó de que el trabajo para el que le contrataron, facilitar el acceso a Internet para una comunidad judía en la isla, era "ilegal", lo que le llevó a ser detenido y condenado a 15 años de prisión.

Pero no parece amargado por su experiencia en Cuba, y se ha convertido en un ferviente defensor del acercamiento bilateral.

"Obama está demostrando que es un líder, que es valiente. Me quito el sombrero ante él. Quizá podría haberme traído antes de vuelta a casa, pero nunca estuve enfadado con él", afirmó.

 

ahd

Comentarios