Resultados dejan un futuro incierto

El líder de Podemos, Pablo Iglesias (centro), encabeza la celebración en Madrid, tras los resultados de su partido, que irrumpió como tercera fuerza (PEDRO ARMESTRE. AFP)
Mundo 21/12/2015 01:51 Ana Anabitarte / Corresponsal Madrid Actualizada 01:52

Tras las elecciones celebradas ayer comienza un futuro incierto para España. Por primera vez en la historia de la democracia del país el candidato del partido más votado, en este caso Mariano Rajoy, tendrá muy difícil la investidura al no haber logrado los 176 escaños necesarios de la mayoría absoluta ni tampoco poder lograrlos con el apoyo de Ciudadanos. Lo mismo que le ocurre al PSOE de Pedro Sánchez con el apoyo de Podemos y de Unidad Popular. De manera que hoy por hoy nadie sabe quién será el próximo presidente del gobierno de España y serán necesarias largas negociaciones para evitar un fracaso en las votaciones de investidura, lo que provocaría que se tuvieran que repetir las elecciones.

Al terminar el asueto navideño el próximo 14 de enero deberán estar conformados el Congreso de los Diputados y el Senado, y a partir de ese momento y según el artículo 99 de la Constitución de 1978, el rey Felipe VI será el encargado de llamar a uno de los candidatos para que trate de formar gobierno. Empezará por el más votado. Es decir, por Rajoy que habrá estado estas semanas llamando a consultas a unos y con otros para lograr ser investido presidente.

Según el reglamento del Congreso, el candidato se someterá a la votación de investidura por parte de los 350 diputados. Si en una primera votación obtiene la mayoría absoluta en esta cámara, que son 176 diputados, será investido presidente. Sin embargo, dado que la suma de 123 diputados del PP más los 40 de Ciudadanos no alcanzan la mayoría absoluta, en la primera vuelta no saldrá investido. En ese caso, dos días después habrá una nueva votación de investidura. En ella sólo sería necesaria una mayoría simple. Es decir, más votos en favor que en contra. Pero tampoco lo logrará porque seguramente PSOE y Podemos votarán en contra. Rajoy sólo lograría la investidura si Ciudadanos y PSOE se abstienen.

En el caso de no lograrlo, el rey podría proponer a nuevos candidatos, y le tocaría al segundo más votado que es Pedro Sánchez. Pero lo más probable es que ocurra lo mismo. Tampoco tendría suficientes votos a favor pese a contar con el apoyo de Podemos (69) y de Unidad Popular (2), y tendría más en contra (los 123 del PP y los 40 Ciudadanos).

En el caso de que en el plazo de dos meses tras la primera votación no se lograra la investidura de ningún candidato, el presidente del Congreso disolvería las Cortes y convocaría de nuevo elecciones. Un hecho insólito en la historia de la democracia española que traería una enorme incertidumbre política y económica en un país que trata de salir de una crisis económica.

Temas Relacionados
Elecciones en España

Comentarios