Rajoy alerta contra una coalición de izquierdas

Cierran campañas en España para las elecciones de mañana; buscan captar votos de indecisos; esperan fin de bipartidismo

De arriba a abajo, de izq. a der., los candidatos del Partido Socialista Obrero Español, del gobernante Partido Popular, de Podemos y de Ciudadanos, ayer (ESPECIAL)
Mundo 19/12/2015 02:10 Ana Anabitarte Madrid Actualizada 02:10

Tras pasar 15 días recorriendo España, los cuatro candidatos de los principales partidos políticos: Mariano Rajoy, del Partido Popular (PP); Pedro Sánchez, del Partido Socialista Obrero Español (PSOE); Albert Rivera, de Ciudadanos y Pablo Iglesias, de Podemos, aprovecharon el último día de campaña electoral para lanzar sus consignas finales. Los tres primeros lo hicieron en Madrid y el último en Valencia; todos buscan convencer al 41.6% de indecisos que todavía hay, según el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), para las elecciones generales de este domingo.

Después de asistir al Consejo Europeo en Bruselas (Bélgica) y durante un mitin celebrado en el Museo Príncipe Felipe de Valencia al que asistieron 5 mil personas, Rajoy, presidente del gobierno español, alertó a los ciudadanos de las consecuencias negativas que podría tener que el PSOE se aliara con Podemos y otros partidos minoritarios como Izquierda Unida (IU), para desalojarle del gobierno. Aseguró que Sánchez ya no es su principal adversario en las urnas, aludiendo a que el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, podría quedar segundo, por delante del PSOE.

Por su parte, Sánchez, tras asistir a un mitin en la localidad catalana de Vall d’Hebron ante 3 mil 500 personas junto a Carme Chacón, ex ministra de Defensa y líder del Partido Socialista Catalán (PSC), donde pidió el voto para que Cataluña “sea punta de lanza del cambio en España”, viajó a la localidad de Fuen-
labrada. Allí subrayó la necesidad de “sacar tarjeta roja a Mariano Rajoy”. Y se mostró convencido de que “el PSOE es la única solución para España”.

Rivera cerró su campaña electoral en la madrileña y céntrica plaza de Santa Ana. Allí hizo un llamamiento a la movilización “para una nueva etapa que cierre el bipartidismo decadente”, consciente de que cuantos más ciudadanos voten más posibilidades tiene él de lograr un buen resultado electoral. Por primera vez dijo que no formará gobierno si no es el partido más votado. Es decir, que si queda segundo se abstendrá y no apoyará a ningún gobierno que no sea el suyo. “Espero que los españoles tomen nota de nuestra transparencia y honradez”, aseguró.

El pabellón de la Fuente de San Luis de Valencia fue el lugar elegido por Iglesias para su último mitin junto con Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, Íñigo Errejón y Juan Carlos Monedero, estos dos últimos fundadores de la coalición. Allí, ante 9 mil personas y otras 2 mil más fuera, Iglesias animó a los ciudadanos a que le voten asegurando que no había que hacerlo “con una pinza en la nariz, [votando] por lo menos malo”, en alusión a los casos de corrupción del PP y el PSOE. “Hay una opción que es la mejor y que es Podemos”, aseguró.

Alberto Garzón cerró la campaña de IU en el polideportivo Juan de la Cierva de Getafe (Madrid), donde llamó a llenar este domingo las urnas de “rebeldía con votos rojos y votos de dignidad y coherencia”. “No nos rendimos, no nos arrodillamos ante ningún poder”, proclamó ante más de 4 mil 500 militantes. Según las encuestas, ningún partido obtendrá los 176 escaños suficientes para gobernar con mayoría absoluta, por lo que será necesario pactar.

Y además del bipartidismo PP-PSOE se pasaría al cuatripartidismo. Es decir, el PP obtendría entre 103 y 128 escaños; el segundo puesto sería para el PSOE, con entre 76 y 94; Ciudadanos debutaría en el Congreso de los Diputados con entre 52 y 72 y Podemos también se estrenaría con entre 50 y 64 de los 350 escaños. Izquierda Unida (IU, comunistas y republicanos) lograría entre tres y cinco diputados.

Temas Relacionados
elecciones españa

Comentarios