Marchan españoles contra ataques en Siria

Miles reclaman no responder con bombardeos a atentados. Francia ha impedido entrar al país a mil personas desde el 13-N

Españoles durante la protesta de ayer en Madrid contra la guerra en Siria y los ataques de los yihadistas. JUAN CARLOS ROJAS. NOTIMEX
Mundo 29/11/2015 02:02 Agencias Madrid Actualizada 02:03

Miles de personas se manifestaron ayer en más de 20 ciudades de España para mostrar su rechazo a los bombardeos sobre Siria, intensificados tras los atentados yihadistas del 13 de noviembre (13-N) en París.

Las protestas fueron convocadas por el colectivo “No en nuestro nombre”, que en una semana recogió 34 mil firmas a favor de un manifiesto que advierte que “si al dolor por las víctimas inocentes (de los atentados) se responde provocando más dolor a otras, también inocentes, la espiral será imparable”. El texto está suscrito por los alcaldes de la llamada izquierda alternativa en España, afines al partido de izquierda Podemos, entre ellos, la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, y por representantes del mundo de la cultura y del periodismo.

En Madrid, el grito “No a la guerra” resonó frente al Museo Reina Sofía, donde el actor español Alberto San Juan condujo un acto secundado por unas mil personas. “Todas las bombas provocan terror: las de una persona que se las coloca en el cuerpo y las que se lanzan desde el aire”, dijo el intérprete a los micrófonos del canal Telecinco.

En La Coruña (norte), otro grupo de ciudadanos se congregó junto con alcaldes como Ada Colau (Barcelona) o Joan Ribó (Valencia). Las protestas fueron convocadas en otras ciudades como Cádiz, Sevilla, Valladolid, León, Santa Cruz de Tenerife, Barcelona, Bilbao, San Sebastián o Salamanca.

España quedó, de momento, al margen de la ronda internacional de contactos del presidente de Francia, François Hollande, para luchar contra el autodenominado Estado Islámico (EI) tras los ataques de París, en los que murieron 130 personas y más de 350 resultaron heridas.

El jefe del gobierno español, Mariano Rajoy, eludió comprometer algún tipo de ayuda a Francia antes de las elecciones generales que se celebrarán el 20 de diciembre en España, ante el temor de que la decisión pueda generar polémica, como ocurrió en 2004 ante el apoyo del Ejecutivo de José María Aznar a la guerra de Irak.

Ayer, Rajoy recordó en un acto de su Partido Popular (PP) que España lucha contra el terrorismo en países como Irak, Mali, Somalia, República Centroafricana o Senegal. “Allí estamos luchando ya desde hace tiempo contra el terrorismo. Y vamos a seguir haciéndolo. Pero las decisiones conviene pensarlas bien”, dijo.

La Guardia Civil española asestó ayer mismo un golpe a una red de captación de yihadistas para el EI con la detención de tres personas presuntamente vinculadas a la organización terrorista.

En la primera gran operación contra el yihadismo en España tras los atentados del 13 de noviembre en París (13-N), se arrestó a dos hombres de 32 y 42 años que supuestamente difundían “el ideario extremista” del EI a través de plataformas virtuales y redes sociales para captar adeptos y enviarlos a zonas de conflicto.

Según informó el Ministerio de Interior en un comunicado, ambos son originarios de Tánger, Marruecos, y residentes en Barcelona, capital de Cataluña, donde fueron detenidos.

En la operación fue arrestada también una mujer de 24 años nacida en la localidad de Granollers, provincia de Barcelona. Tras experimentar “un proceso de radicalización”, tenía “lista la maleta” para viajar a Afganistán, según informó a la prensa el ministro de Interior español, Jorge Fernández Díaz.

El ministro francés del Interior, Bernard Cazeneuve, reportó ayer que desde los atentados del 13-N, Francia ha denegado la entrada a su territorio a mil personas para evitar riesgos. En esa fecha, Francia restableció los controles en sus fronteras con otros países europeos y reforzó en general todos sus controles fronterizos. El ministro indicó, sin dar detalles ni un desglose por nacionalidades, que “desde la puesta en marcha de los controles en las fronteras, son casi mil personas a las que se les impidió la entrada en territorio nacional”.

El motivo para denegar el ingreso a esas personas fue “el riesgo que esas personas podían representar para el orden público y la seguridad de nuestro país”, precisó. El objetivo de los controles es “confortar la seguridad de los franceses y proceder a las detenciones que son necesarias”, añadió.

Comentarios