Suscríbete

Caen en Francia los máximos jefes de ETA

España considera que “es el acta de defunción” del grupo. Fueron arrestados en una casa rural; hay otros 2 detenidos

Iratxe Sorzábal y David Plá (EFE)
Mundo 23/09/2015 02:51 EFE y DPA Actualizada 02:54

Madrid.—  David Plá e Iratxe Sorzábal, los actuales jefes máximos de ETA, fueron detenidos ayer en Francia en una operación de las fuerzas de seguridad españolas y francesas que deja sin cabeza a la organización independentista vasca cuatro años después de que anunciara el cese definitivo de la violencia.

“Este es el acta de defunción de ETA”, manifestó el ministro del Interior español, Jorge Fernández Díaz, desde Bruselas. Según su departamento, estas detenciones dejan sin dirección a ETA y debilitan al conjunto del grupo armado.

El arresto de Plá y Sorzábal supone la eliminación de la estructura de dirección que gestionaba el arsenal de armas y explosivos. ETA no lo entregó ni se disolvió tras anunciar, el 20 de octubre de 2011, el cese definitivo del terrorismo que desde los años 60 costó la vida a más de 800 personas.

A Plá y Sorzábal se les atribuye la lectura del comunicado enviado entonces a dos diarios vascos con el anuncio. Ambos participaron en las negociaciones sobre la posible disolución que hubo en Oslo tras el cese del fuego.

A Sorzábal, de 43 años, se la sitúa en el sector más duro, reacio a finiquitar la existencia de ETA. Tiene un hijo con el ex jefe de los comandos Mikel Kabikoitz Carrera Sarobe, alias Ata, arrestado en mayo de 2010 y que cumple cadena perpetua en Francia.

Plá, de 40 años, fue detenido en Francia en 2010, acusado de ser el responsable de una red de enlace entre los presos de ETA y su dirección. Huyó cuando quedó en libertad al no haber pruebas suficientes y se incorporó a las estructuras del aparato logístico.

ETA “sólo tiene una vía: su disolución incondicional”, consideró ayer tras el golpe el jefe del gobierno español, Mariano Rajoy.

Plá y Sorzábal fueron arrestados en una casa rural de Saint-Étienne-de-Baïgorry, en el departamento de Pirineos Atlánticos (sur), fronterizo con España. Acumulaban varias órdenes de búsqueda y captura e ingreso en prisión.

Junto con ellos fueron detenidos el dueño de la casa y una cuarta persona que el Ministerio del Interior español no identificó. Al mando del operativo estuvieron la Guardia Civil española y la Dirección General de Seguridad Interior francesa.

El dispositivo fue bautizado como Operación Pardines en homenaje al agente de la Guardia Civil José Antonio Pardines, a quien se considera la primera víctima mortal de ETA: murió en 1968 en un control de carretera en la localidad vasca de Villabona.

Fuentes antiterroristas consultadas por el diario El País dan por acabada a ETA con los arrestos, ante la ausencia de relevo generacional y de miembros del grupo con peso suficiente para reemplazarlos. En la cúpula quedaría el mítico Josu Ternera, de 66 años, a quien, no obstante, consideran ya “figura más simbólica que otra cosa”.

La cúpula de ETA ha sido desmantelada en varias ocasiones a lo largo de los últimos 10 años. Los relevos en la jefatura los han ido asumiendo miembros jóvenes y con menos experiencia que los de antaño.

El ministro francés del Interior, Bernard Cazeneuve, consideró “un éxito” la operación en la que fueron detenidos los líderes de ETA y apeló a mantener la estrecha cooperación con España para hacer frente a otras amenazas terroristas.

“Es un día importante. Es un éxito”, señaló el titular francés en una comparecencia conjunta con el ministro español de Interior, Jorge Fernández Díaz, en los márgenes de un Consejo europeo de Interior que abordó la crisis de los refugiados.

Temas Relacionados
jefes de ETA

Comentarios