Alemania restablece controles fronterizos

Busca frenar flujo de refugiados; “estamos al límite de capacidad”. UE intenta hoy lograr acuerdo para repartir a 120 mil asilados

Refugiados llegan a una estación de trenes en Múnich, Alemania, que se declaró ayer desbordada y sin camas ante la llegada de miles de migrantes, como consecuencia de la decisión de Berlín (XINHUA)
Mundo 14/09/2015 04:20 Agencias Budapest/Berlín/La Haya Actualizada 03:10
Guardando favorito...

Mientras miles de refugiados continuaban ayer cruzando la frontera entre Hungría y Austria, Alemania decidió reimplantar los controles fronterizos de forma temporal e interrumpir la llegada de trenes de Austria para frenar la ola incesante de refugiados, algo que aplaudió Hungría.

El ministro alemán del Interior, Thomas de Maizière, explicó que la medida se debe a motivos de seguridad y que rige de momento para el límite con Austria.

De Maizière indicó que la decisión fue tomada en consenso en el seno del gobierno de conservadores y socialdemócratas y cuenta con el respaldo de los jefes de gobierno de los estados federados, que habían dado la voz de alarma de que estaban al límite de su capacidad como consecuencia de la decisión de Berlín de permitir el fin de semana pasado que llegaran al país sin ser registrados miles de refugiados que habían quedado atrapados en Hungría.

La empresa de ferrocarriles austriacos ÖBB suspendió la circulación de trenes de Austria a Alemania.

En tanto, la estación central de trenes de Múnich, el lugar al que llegan a diario miles de refugiados en busca de asilo en Alemania, fue desalojada anoche por sospecha de explosivo. “Esto no tiene nada que ver con los refugiados”, aclaró un portavoz policial sin dar más detalles.

Las autoridades creen que la llegada de refugiados seguirá sin pausa en los próximos días, porque los migrantes están tratando de cruzar antes de mañana martes, cuando Hungría empezará a perseguir penalmente —con hasta tres años de cárcel— a todos los que entren de manera ilegal a su territorio. Hasta ahora el cruce ilegal era considerado falta, no delito.

La policía austriaca rescató ayer a 42 refugiados que estaban en el vehículo de un supuesto traficante de personas, informó la agencia de noticias austriaca APA. Los refugiados, que viajaban en un vehículo de transporte de flores, están relativamente bien. Dos sospechosos han sido detenidos.

Tras las medidas tomadas por Alemania y Austria, también la República Checa —que rechaza el sistema de cuotas de refugiados en Europa— intensificó ayer sus controles en la frontera austriaca.

La cifra de refugiados aumentó también en Holanda: en las últimas semanas 3 mil 100 personas, sobre todo procedentes de Siria, solicitaron asilo en el país, informaron ayer las autoridades en La Haya. Se trata del doble que la semana anterior. Más de 2 mil personas se manifestaron ayer en Ámsterdam para que Holanda incremente el cupo de refugiados, que prometió acoger a casi 10 mil refugiados sirios.

En Italia, la acumulación de problemas por la supuesta infiltración mafiosa en el Centro de Acogida para los Solicitantes de Asilo, uno de los más grandes de Europa, ha provocado que el gobierno anunciara su cierre.

Naufragio deja 38 muertos. En tanto, al menos 38 personas murieron en un nuevo naufragio de un barco de refugiados ante las costas de la isla griega de Farmakonisi, en el mar Egeo, donde el sábado se accidentaron dos embarcaciones más, informó la guardia costera griega.

Cuatro bebés y 10 niños estaban entre los muertos, mientras que siete cuerpos fueron encontrados en la bodega del barco naufragado, informó la radio estatal. La mayoría de los inmigrantes procedían de Siria, de acuerdo con los informes.

Los equipos de rescate salvaron a 68 personas entre el oleaje y 29 refugiados pudieron nadar hasta la orilla. La operación de búsqueda y rescate continuaba ayer.

La Federación Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja (IFRC, por sus siglas en inglés) considera que la crisis de los refugiados es una “catástrofe humanitaria”.

Según manifestó ayer el secretario general de la IFRC, Elhadj As Sy, en la ciudad fronteriza húngara de Röszke, muchos refugiados están cansados, algunos enfermos.

Los ministros de Interior de la Unión Europea (UE) celebrarán hoy un encuentro extraordinario en Bruselas para deliberar sobre el plan para reubicar a 120 mil refugiados desde Italia, Grecia y Hungría, que amenaza con fracasar sobre todo por la resistencia que han puesto los países del centro y este de Europa. 

jram

Guardando favorito...

Recomendamos

Comentarios