Pelean colonos contra empresa por terreno

La mañana de ayer policías les impidieron el paso al lugar
Ayer por la mañana, más de 200 policías resguardaron un predio de 10 hectáreas localizado en lo alto del cerro Condesa, en el municipio de Atizapán (JUAN MANUEL BARRERA. EL UNIVERSAL)
16/12/2015
01:55
Juan Manuel Barrera
-A +A

[email protected]

Atizapán, Méx.— Más de 200 policías estatales resguardan un predio de 10 hectáreas localizado en lo alto del cerro Condesa, el cual fue ocupado hace un mes por habitantes de las colonias Demetrio Vallejo y San Martín de Porres, entre otras comunidades, que aseguran que la empresa Frisa pretende apoderarse del lugar.

Colonos relataron que esta mañana alrededor de 230 elementos de la Comisión Estatal de Seguridad Ciudadana (CESC) rodearon el predio y evitaron la entrada de pobladores, quienes desde hace un mes resguardan el citado terreno y para vigilarlo construyeron casuchas con materiales provisionales como madera y cartón.

Verónica Diego, habitante del lugar, aseguró que desde hace varios años el citado cerro es utilizado para escenificar la crucifixión de Cristo y como área verde por colonos del lugar, aunque hace dos meses el sitio fue enmallado, con el argumento de que es propiedad privada.

Añadió que hace un mes colonos retiraron la malla y construyeron casuchas para evitar la ocupación del predio, además de que realizan guardias en mañana, tarde y noche.

Unos 300 pobladores de las colonias San Martín de Porres, Demetrio Vallejo, Ampliación Demetrio Valle y otras colonias, apoyados por la Unión de Ejidos Forestales y Agropecuarios (Unefa), se mantienen fuera del cerco policiaco, quienes exigen que el terreno sea destinado como área verde y para viviendas de habitantes de la zona.

“¡No es de Frisa!”, gritaban algunos colonos, quienes añadieron que los predios pertenecen a la Comunidad Agraria de Atizapán, aunque particulares pretenden apropiarse de los mismos.

Expresaron que los comuneros de Atizapán ganaron una larga disputa legal y finalmente autoridades agrarias reconocen que son propietarios de varios predios del municipio, entre ellos el citado cerro.

Algunos de los colonos inconformes llevaban piedras y palos, aunque hasta el cierre de esta edición no se habían registrado incidentes graves.

Representantes del gobierno estatal dialogaron con los inconformes y plantearon que mientras se resuelve la disputa legal del terreno, éste será custodiado por policías estatales. Los colonos impedirán que la empresa inmobiliaria Frisa lo ocupe.

Mantente al día con el boletín de El Universal