"Como madre tengo que luchar y pedir justicia"

Metrópoli 02/03/2016 01:27 Yuli García Actualizada 08:13
Guardando favorito...

[email protected]

Indira Alfaro, madre de Yesenia Quiroz, una de las víctimas del multihomicidio perpetrado en la colonia Narvarte, rechazó que el crimen haya sido producto de un robo o esté relacionado con el narcotráfico.

En entrevista exclusiva con EL UNIVERSAL —la primera que ofrece a un medio de comunicación— indicó que tuvo oportunidad de estar en el departamento “y todo estaba acomodado, ropa, zapatos, todo”. Dijo que sólo tres cajones de su buró, donde guardaba ropa interior, estaban en el suelo, por lo que descartó el móvil del robo y que en el crimen estuvieran involucradas drogas. “Fumarse un cigarro no te convierte en un drogadicto”, sostiene.

La mujer dice que la última vez que tuvo contacto con Yesenia fue a las 14:13 horas del viernes 31 de julio, por medio de WhatsApp; en ese mensaje, la joven le decía que todo estaba normal y aclaró que no la notó inquieta.

“Me dijo que estaba viendo la televisión y que iba a ir por una amiga. Fue entonces cuando le dije: ‘Ok, hija. Te dejo entonces’, y le dije que ya iba a descansar. Ella me puso: ‘¡Qué bueno, mami!’. Y fue su último ‘mami’”.

Indira Alfaro agregó que la chica le había comentado que no había salido ese viernes porque estaba cansada, ya que un día antes “se había ido de fiesta”, y que le reiteró que iba a recoger a una amiga en la central [de autobuses, no especificó cuál] “como a eso de las tres o algo así”, por lo que supone que “a lo mejor ella estaba saliendo de bañarse cuando pasó todo”.

—En el caso de Mile Virginia y de Yesenia, su hija, se dijo que se dedicaban a la prostitución. ¿Qué diría usted de eso? —se le pregunta.

—Que son mentiras y que si así hubiera sido, no era el tipo de hombres para ellas. Sería algo bien ilógico que chicas jóvenes, guapas, [se metieran] con un malabarista, con un limpiacarros. Por favor, mi hija sí era muy selectiva con sus amistades.

Durante la entrevista realizada desde Mexicali, Baja California, añadió que el domingo siguiente al crimen su hija iba a dejar el departamento, pues se sentía “incómoda” debido a que de inicio sólo habitaban mujeres, pero semanas antes una de ellas comenzó a vivir con su novio; estima que se trataba de Nadia Vera y Rubén Espinosa.

Temas Relacionados
Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios