26 | MAR | 2019
El cardenal Norberto Rivera concluyó su recorrido regalando cobijas y juguetes a la comunidad interna, las mujeres le besaban su mano (JUAN BOITES. EL UNIVERSAL)

Ora Cardenal en penal de Santa Martha

18/12/2015
01:19
Eduardo Hernández
-A +A
Norberto Rivera pidió a las internas arrepentirse de sus pecados y perdonar

[email protected]

El cardenal Norberto Rivera visitó a las internas del Centro Femenil de Reinserción Social Santa Martha Acatitla para celebrar la llegada de la Navidad y abrir la puerta santa con motivo del año de la misericordia.

En el patio principal del penal, frente a cientos de internas que pedían “a Dios solucionar sus situaciones jurudicas, médicas y familiares”, el Arzobispo Primado de México celebró una misa para celebrar la Navidad.

En la homilía, Norberto Rivera invitó a las internas a arrepentirse de sus malas acciones, pero aún más a perdonar a las personas que les han hecho daño en sus vidas.

“Dios se ha hecho encontradizo en la vida de cada persona y lo seguirá haciendo porque nos ama y nos va a llamar de muchas maneras, a veces en un fracaso, a veces en un instante de alegría y a veces a través de una persona que nos habla de Él, o bien, a veces en el silencio más profundo de la existencia. Dios se acerca porque quiere sanarme y quiere darme la alegría del perdón y la esperanza de que existe un futuro”, dijo a las reclusas.

Las mujeres portando ropa azul marino y café escucharon el sermón, entre lágrimas en los ojos, rezaban siguiendo las palabras del monseñor, quien también bendijo a los pequeños que viven reclusos junto con sus madres. Las internas agradecieron al prelado y leyeron un mensaje, además de que le otorgaron una ofrenda con chocolates, que representa la bondad de las mujeres y los niños que viven en el centro de reclusión.

“Le pedimos que no se olvide de nosotros, nos hace falta su presencia en sus oraciones, para motivarnos día a día y así poder luchar las veces que sean necesarias para alcanzar nuestros ideales y nuestras metras”, leyó una de las internas.

Como parte del año jubilar, convocado por la máxima autoridad de la Iglesia católica, el cardenal también realizó la apertura de la Puerta Santa, en la capilla de la prisión.

“Después de la confesión, el arrepentimiento y la oración —por las intenciones del papa Francisco— se puede obtener la Indulgencia Plenaria”, dijo Rivera Carrera.

Tras la homilía del año de la misericordia, que fue armonizada por un coro de internas, el arzobispo saludó a las que se acercaron a él.

“Para nosotros la Navidad tiene un gran significado en este año de la Misericordia porque cualquiera que haya sido nuestro error en la historia personal, Dios se acerca a mí y me dice te amo”, concluyó el Monseñor.

En su visita también entró a las instalaciones donde se brinda servicio y atención a los hijos de las reclusas, que en total suman 105 menores, pertenecientes a 102 mamás, hasta que cumplen cinco años de edad.

Concluyó su recorrido regalando cobijas y juguetes a la comunidad interna, las mujeres le besaban su mano, por que agradecía tocando sus rostros.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios