Se encuentra usted aquí

5

Nombran a mujer Policía Distinguida

Reconocen a Margarita Martínez por salvaguardar a niños de un CENDI
Margarita recibió una medalla al valor policial y un cheque por 50 mil pesos, dinero con el que —dijo —piensa dar el enganche de su casa (IVÁN STEPHENS. EL UNIVERSAL)
16/12/2015
02:01
Fanny Ruiz-Palacios
-A +A

[email protected]

Margarita Martínez Hernández es la Policía Distinguida de la Ciudad de México 2015. Salvaguardar la integridad física de 78 niños y del personal de un CENDI, le valió dicho nombramiento.

Desde hace dos años forma parte de la Policía Auxiliar, perteneciente a la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSPDF) y asegura que siempre se esfuerza por dar lo mejor de sí misma.

“Cuando entramos tenemos que venir con una convicción de no nada más venir a servir, sino venir con la mentalidad de superarnos día a día, echarle ganas”, comenta.

Confiesa que se convirtió en policía porque tiene la convicción y el gusto por servir, “me gusta ayudar en lo que pueda y esté en mis posibilidades”.

El 6 de noviembre pasado, Margarita resguardaba el CENDI Corpus Christi, ubicado en la colonia Santa Lucía. A las 11:25 horas la policía raso detectó un olor a cable quemado, aunque revisó las instalaciones del plantel no logró detectar el problema.

“Los niños tomaban su receso cuando comenzó a tronar la caja de la luz y tuvimos que desalojar. Un segundo detona todo. Evacuamos, llevé a los 78 niños de maternal y preescolar con sus maestras a una iglesia”, recuerda.

Al coordinar correctamente la evacuación, los menores y el personal de la escuela salieron ilesos: “Si acaso oyeron cómo tronaba la caja, pero yo los tenía en un lugar seguro. Después me regresé, cerré la llave del gas porque es un tanque estacionario, porque ahí los niños comen, bajé el switch y traté de apagarlo con los extinguidores”.

Margarita esperaba recibir el apoyo de los vulcanos, pero nunca llegaron, a pesar de haber activado los sistemas de alarmas. Ellos estaban atendiendo otra emergencia: un derrumbe en Cuajimalpa. “Yo tenía nada más un extinguidor y yo sólo gritaba: ¡unas pinzas!, ¡unas pinzas! Hice el corte de los cables y se controló la emergencia”, detalla.

Los menores de 2 a 5 años de edad regresaron a sus labores a las 11:45 horas. “Como mujer, como mamá, es una gran satisfacción haber ayudado. En el momento uno no siente, es una adrenalina, es la presión de saber que está sobre ti tanta responsabilidad, tantas vidas de tantos pequeños”, expresa.

Agrega que le encantó trabajar en ese espacio, porque conoció y vio crecer a sus niños, como les llama: “Ahorita me asignaron a otro servicio, pero me llevé esa gran satisfacción que me cayó después de las 7 de la noche que ya estaba todo en silencio y a oscuras. Mi uniforme quedó inservible por todo el polvo químico, pero ese uniforme lo guardo con mucho cariño”.

Por esta hazaña, Margarita recibió una medalla al valor policial y un cheque por 50 mil pesos, dinero con el que piensa dar el enganche de su casa.

Mantente al día con el boletín de El Universal