Comida que da amor y confianza a los pobres

Organización civil se dedica a repartir alimentos entre indigentes; buscan ayudarlos a salir de su situación de calle
Sopa, chuletas, tortillas y agua es el menú que día con día reparte la gente de la organización; esto beneficia entre 200 a 250 personas (VALENTE ROSAS. EL UNIVERSAL)
13/12/2015
01:34
Fanny Ruiz-Palacios
-A +A

[email protected]

Entre 200 y 250 personas hacen fila frente al Teatro Blanquita para recibir un poco de alimento. Sopa y chuleta, con tortilla y agua, es el menú que ofrecen las mujeres cerca del Eje Central Lázaro Cárdenas, en la colonia Guerrero.

Hombres y mujeres con ropas desgastadas y sucias se sientan en la banqueta para degustar lo que para algunos es su primer alimento.

En el sitio se percibe un olor a suciedad, orines y marihuana. En poco tiempo la comida ofrecida por miembros de la asociación civil “Retomando la vida” se termina, algunos intentan lavar recipientes donde guardaban su licor y piden más agua.

“Este comedor tiene muchos años, nos sumamos a la persona que lo inició, lo tomamos nosotros bajo nuestra tutela y estamos trayendo 200 comidas diarias. La idea es empezar a trabajar con la gente para generarles confianza y amor, así nosotros vemos quiénes están dispuestos a salir de la situación de calle”, explicó Humberto Carrillo, jefe de operaciones de la fundación.

Dijo que cuando perfilan a alguien que puede ser elegible para salir de su situación, lo canalizan a diferentes departamentos “ya sea para que se desintoxiquen o para que tomen oficios, en el caso de niños los llevamos a albergues. De esta manera, cuando se desintoxican les generamos trabajos para que ellos empiecen a crear sus propios recursos. La idea es que en un año, trabajando con nosotros, ya puedan producir lo necesario para que puedan subsistir”.

Entre quienes reciben alimento destacan 50 niños, mujeres embarazadas, personas de la tercera edad y adolescentes. El 50% de los beneficiados vive frente al Teatro Blanquita, el resto tiene un nivel extremo de pobreza y son originarios de la colonia Guerrero.

Desde noviembre, la asociación civil lleva comida a gente que no tiene dinero para adquirirla. El recurso para comprar alimento lo obtienen del Iasis (Instituto de Asistencia e Integración Social) y de donativos de particulares. “En febrero se nos retira el apoyo y estamos buscando más recursos para abrir un comedor permanente, estamos buscando espacios aquí en la colonia para apoyarlos de una manera más constante”.

Carrillo aseguró que estos programas ayudan a romper los hábitos de las personas que consumen drogas, también a reintegrarlos en la sociedad.

De acuerdo con el jefe de operaciones de “Retomando la vida”, la población callejera de la tercera edad que atienden llegó a las calles porque perdieron su trabajo y no tienen familia, “son gente de provincia que se queda sin trabajo y los mismos gastos se los van comiendo hasta que terminan aquí”.

Agregó que hay otra población que sale de sistemas penitenciarios o correccionales y no pueden reincorporarse a la sociedad por sus antecedentes, “por el tipo de vida que tuvieron en la cárcel, lo más cercano es caer aquí”.

Reconoció que también hay otros que no conocen otra forma de vida: “hay adolescentes que desde pequeños viven en la calle y, al no conocer otro tipo de vida, permanecen aquí”.

La fundación busca generar una campaña porque 80% de las personas no tiene papeles como identificaciones oficiales o actas de nacimiento, “han ido al registro civil o al INE y por su aspecto no los atienden. El problema es que si tienen un conflicto con la policía o requieren servicio médico no pueden presentar ningún documento”, dijo Carrillo.

Para continuar apoyando a este sector de la población, “Retomando la vida” está trabajando con otras instituciones.

“Estamos viendo la posibilidad de que nos donen un terreno para hacer una clínica en Puebla, la idea es hacer una clínica de desintoxicación para que puedan romper con el ambiente donde están”, abundó Humberto Carrillo.

Actualmente, tres personas que vivían en la calle están rehabilitándose, con el apoyo de la asociación civil.

Mantente al día con el boletín de El Universal