18 | MAR | 2019
19
El cansancio queda en segundo lugar entre los pequeños peregrinos (FANNY RUIZ. EL UNIVERSAL)

Sostienen la imagen con todas las fuerzas de sus pequeñas manos

12/12/2015
04:50
Fanny Ruiz y Sandra Hernández
-A +A
Crónica. Son menores que sin quejarse llegan a la Basílica, tras caminar kilómetros

[email protected]

Con la ilusión en sus rostros llegan los pequeños a la Basílica de Guadalupe. Algunos llevan entre sus manos cuadros con la imagen de la Virgen Guadalupana, otros en grupo cargan pesadas figuras sobre nichos adornados con flores.

A paso lento se aproximan cuatro menores de entre cinco y 10 años a la entrada del templo. Sobre sus hombros llevan palos que sobresalen de una base de madera, en la cual trasladan una figura de cerámica de la Reyna del Tepeyac.

Con ambas manos sujetan la base del nicho, ninguno puede hablar porque no tienen aliento para otra cosa que no sea llegar a La Villa. Los niños se turnan para soportar la carga. Van acompañados de un grupo de mujeres, tal vez sus madres, quienes también cargan un altar, pero de mayor tamaño.

Niñas y niños abrazan imágenes de la Virgen Morena, las sostienen con fuerza para que no se deslicen de sus pequeñas manos.

Brian, de 11 años, llegó al cerro del Tepeyac cargando un cuadro de madera con la imagen de la Virgen de Guadalupe. Se sumó a la peregrinación, desde Texcoco, porque “es un acto cívico para mis abuelitos y mis tíos”.

Dice que todo el camino cargó a la Virgen porque cree en ella; confiesa que al entrar al Tepeyac sintió mucha felicidad. Diego, de 8 años, entró al templo para pedir por él y su familia. Menciona que su fe la heredó de sus padres.

Parece que a mayor edad, también es mayor el peso de las imágenes que cargan. Eduardo, de 15 años, reconoció que sus manos se le adormecen por cargar un altar de la Guadalupana con un peso de 80 a 90 kilos. Su fe lo motiva a continuar, pero cinco minutos después de caminar, pide que lo remplacen.

Hombres de edad mayor caminan con los pies sangrados, llenos de ámpulas o lesiones musculares.

El cansancio es evidente. Pablo, de 27 años, avanzó desde Puebla y su rodilla le reclama: “En el monte me lastimé, es como un esguince pero llegué hasta acá”. Una rama de árbol le sirvió de bastón. Es la quinta vez que peregrina y asegura que es “una experiencia que la llevas para toda tu vida y nunca lo vas a olvidar”.

De rodillas entró Mauricio, de 22 años, a La Villa. A pesar del dolor que manifestó, cumplió su promesa: entrar de rodillas al Tepeyac porque la Virgen Guadalupana ayudó a su madre durante su operación.

Los miles de peregrinos que arribaron a la Basílica fueron recibidos por personas que les regalaban fruta, comida y agua. Desde temprana hora, personal de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSPDF) realizó cortes en la circulación de la calzada de Guadalupe, a la altura de la calle Talismán, para salvaguardar a los peregrinos que invadían la vialidad.

Además, el Gobierno del Distrito Federal presentó la brigada “Peregrino, la CDMX te acompaña”, la cual otorgará asistencia a los 7 millones de personas que acudirán a la Basílica de Guadalupe este fin de semana.

Ha dispuesto 12 módulos distribuidos en cinco rutas de acceso a la ciudad para llegar a la Basílica. Además de asistencia médica y de acompañamiento para adultos mayores que lo requieran, cada módulo ofrece 150 cobijas, colchonetas y sillas para los feligreses y distribuirá 12 mil 500 botellas de agua y suero oral; 10 toneladas de naranja y 200 kilos de dulce.

En tanto, la Secretaría de Desarrollo Social (Sedeso) instaló un Comedor Público de Emergencia en Talismán esquina con Ferrocarril Hidalgo, el cual proveerá más de 4 mil raciones de comida y por la noche se ofrecerán más de 400 piezas de pan y café.

El GDF puso a disposición la línea 56581111 de Locatel para reportar personas extraviadas, así como el Centro de Apoyo a Personas Extraviadas y Ausentes de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF).

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios