Policías auxiliares acusan supuesta explotación laboral

Aseguran que los mandos les han obligado a cumplir jornadas de 24 por 24. Denunciaron que los mandan a operativos sin armamento

Metrópoli 29/11/2015 02:04 Fanny Ruiz-Palacios Actualizada 02:25
Guardando favorito...

[email protected]

Elementos de la Policía Auxiliar, perteneciente a la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSPDF), denunciaron las jornadas excesivas que sus mandos los obligan a cumplir. Al realizar actividades de riesgo en un horario que no se aclara, temen que si algún accidente les ocurre su seguro no se haga responsable.

Son entre 200 y 250 uniformados los que pertenecen al sector 52, Destacamento Tres; por instrucción de sus mandos, hace semanas, apoyaron en operativos de vigilancia en Iztapalapa, Miguel Hidalgo y otras demarcaciones. Sin embargo, de un día para otro les anunciaron que tendrían una jornada de 24 por 24 y ya no trabajarían 12 horas por 36 de descanso como antes.

La preocupación para los policías llegó cuando vieron que el horario no fue modificado en las hojas que firman al entrar y salir del servicio, lo que ellos llaman “fatigas”.

“Ahorita nos están haciendo trabajar 24 horas y el problema es que no estamos fatigados como 24, estamos fatigados con nuestro horario anterior y, como nos mandan a operativos que son bastante fuertes, si nos llega a pasar algo y no estamos fatigados no va a responder por nosotros el seguro, va a decir que estábamos fuera de horario”, explicaron preocupados.

Una oficial comentó que ella tiene familia que la espera en su casa y “Dios no lo quiera y me pasa algo, el seguro no se haría responsable de mi, ni la corporación, ni los mandos”.

Agentes de la PA resaltaron que acuden a dispositivos en demarcaciones que no les corresponde y sin estar armados: “Vamos con preventivos, pero ellos siempre llevan sus armas y a nosotros nos mandan sin nada”.

Al carecer de armamento, los uniformados se sienten desprotegidos y consideran que peligra su integridad física e incluso su vida.

Insistieron en que Iztapalapa es muy conocida por su índice delictivo “y a nosotros nos mandan sin armas, nos mandan a las 9 de la noche y salimos a las 5 de la mañana”.

Otros mencionaron que su desempeño no es el mismo, ya que trabajan más de la cuenta y se sienten cansados. A pesar de tener un día de descanso, la mayoría tiene familia y quehaceres en el hogar, por lo que no pueden reponerse del cansancio.

“Nos afecta bastante que nos alteren nuestro horario. Con este cambio tenemos menos tiempo para hacer cosas en casa o para acudir a cursos, el tiempo no nos rinde. Muchas somos mamas y pagamos más tiempo para que nos cuiden a nuestros hijos”, afirmaron varios.

Nunca les respetaron su horario de 12 por 36, pues terminaban laborando 14 o 15 horas y descansando 30, “trabajábamos más de la cuenta pero salíamos al final del día”.

Otra molestia de los policías auxiliares es el trato que reciben de sus mandos, sobre todo cuando cuestionan el cambio de sus jornadas laborales.

“Cuando preguntamos por qué nos cambian el horario nos dan respuestas como porque somos unos mugrosos, que no hacemos nuestro trabajo [...] Los mandos se dirigen a nosotros con muchísima falta de respeto, nos tratan de mugrosos, nos tratan de inútiles, de rateros, que no servimos para nada, pero somos seres humanos y nos merecemos un respeto más que nada”.

Antes del cambio, los uniformados se dedicaban a combatir el comercio informal en el Centro Histórico, donde solían efectuar entre 180 y 200 remisiones al Juzgado Cívico, “eso demuestra que no somos flojos, que sí hacemos nuestro trabajo”.

No les dieron elección, repentinamente les hicieron saber que trabajarían más horas y descansarían menos y a quien no le pareciera podría irse de la corporación.

“Nos amenazan con enviarnos a servicios mal pagados. Por miedo no decimos nada. Ya estamos por recibir nuestras prestaciones y si nos cambian de servicio nos van a dar menos. Nos están amenazando, dicen que si no nos gusta nos mandan al Metro, que es de los menos pagados”, explicaron.

Para algunos elementos el trato que reciben es inhumano “y ya no sabemos a dónde acudir para que nos den una solución”.

Sobre estas denuncias hechas por los policías, el titular de la SSPDF, Hiram Almeida Estrada, dijo no tener conocimiento de esta situación y aseguró que los uniformados tienen todos los derechos y siempre se respetarán.

No obstante, se comprometió a revisar si existe alguna queja por parte de los agentes: “Revisaremos con las áreas administrativas cualquier situación, revisaremos las quejas presentadas por malos tratos”.

Agregó que el seguro y los derechos de los policías auxiliares están garantizados.

Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios