Plagiarios pelean por botín y se balean; libres, dos niñas

Muere presunto secuestrador y una posible víctima por la que no se pagó rescate; vecinos alertaron a la policía de las detonaciones de arma de fuego
Ésta es la casa de seguridad donde tenían a las personas secuestradas (CORTESÍA)
07/12/2016
01:12
David Fuentes
-A +A

[email protected]

Gritos desesperados pidiendo ayuda, llanto de niñas y disparos de arma de fuego alertaron a los vecinos de la colonia Paraje San Juan, en las inmediaciones de la delegación Iztapalapa, por lo que solicitaron ayuda a elementos de la Secretaría de Seguridad Pública, al llegar al domicilio señalado encontraron a dos personas sin vida y a dos niñas de 13 años de edad que tenían una semana secuestradas.

El domicilio ubicado en la intersección de las calles Ignacio Elías y José Jurado, marcado con el número 16, era una casa de seguridad. Las víctimas de 13 años ahí estuvieron en cautiverio, las alimentaban, las aseaban y esperaron el rescate de las familias, eran amigas y fueron plagiadas en las inmediaciones de la delegación Coyoacán. Por ellas los plagiarios pidieron casi un millón de pesos.

Ambas familias lograron juntar poco más de la mitad y les fue entregado el efectivo, fue entonces que el problema inició entre los secuestradores.

Según los primeros testimonios de las víctimas, uno de los cuerpos encontrados en el domicilio era de una de las personas que las cuidaban y les daba de comer; al momento de ver el dinero exigieron más de lo acordado y los otros cómplices los mataron.

El reporte de la policía capitalina, que fue la primera en llegar al lugar de los hechos, detalla que una de las personas muertas vestía pantalón de mezclilla azul, tenis blancos con detalles en negro, cinturón café y sudadera negra; aparentemente fue asfixiada, pues tenía en el rostro una bolsa de plástico y un trapo blanco en la boca, por lo que no se descarta, incluso, que pudiera ser otra víctima de los secuestradores, asesinada porque no se pago su rescate.

El segundo cuerpo vestía pantalón de mezclilla azul claro, sudadera blanca y junto al cadáver se encontró una mochila verde fosforescente con vivos rosas; éste presentó una lesión por arma de fuego en el pecho y varios golpes en el cuerpo, señal que forcejeo con los agresores.

Los vecinos señalaron que después del forcejeo y los disparos se percataron que otras dos personas se escaparon en un auto tipo Neon gris con rumbo desconocido.

Al tomar el caso, la procuraduría capitalina revisó las cámaras de videovigilancia del sector para detectar la ruta de escape de los secuestradores; sin embargo, hasta el momento no se ha logrado establecer la ruta ni la identidad de los mismos.

Las niñas rescatadas presentaban golpes leves en el rostro y algunas raspaduras, nada de consecuencia, según el médico legista que las revisó.

Una de las víctimas vestía playera negra con rojo, estaba atada de manos con cinta adhesiva canela y tenía una bufanda roja que le cubría los ojos para que no identificara a sus captores. A esta última el médico le diagnosticó conjuntivitis por la infección que le provocaron los trapos sucios que le tapaban la vista.

Por este delito se abrió la carpeta de investigación CI-FIZP/IZP-8/UI-3 C/D/04000/12-2016, por el delito de homicidio doloso y secuestro. Las menores fueron atendidas después por especialistas de la procuraduría capitalina y entregadas a sus familiares, mientras que ahora se busca a los secuestradores asesinos y el dinero en efectivo que se lograron llevar.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS