Suscríbete

Morena pide comparecencia de Mancera en la ALDF

Denuncia Martí Batres agresiones contra la delegada de Tlalpan, Claudia Sheinbaum, y la llamada “Acción Institucional de Ingreso Temporal”

Metrópoli 25/05/2016 02:05 Fanny Ruiz-Palacios Actualizada 02:05

Martí Batres, presidente de Morena en la Ciudad de México, solicitó la urgente comparecencia del jefe de gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, ante la Asamblea Legislativa para que explique el comportamiento de los funcionarios de su administración.

Explicó que está petición se debe a la sistemática violación a la legalidad por parte de funcionarios públicos del gobierno central, como fue el caso de las agresiones contra la delegada de Tlalpan, Claudia Sheinbaum, y la llamada “Acción Institucional de Ingreso Temporal”, mediante la cual el gobierno local destina alrededor de 500 millones de pesos para presuntamente financiar la compra del voto del PRD.

Batres solicitó al mandatario que haga públicos los padrones de beneficiarios del “empleo temporal”, así como los criterios mediante los que se asignó dicho apoyo, el cual se está entregando en plena campaña electoral por la Asamblea Constituyente.

Aseguró que en ambos casos se da una “coalición de servidores públicos” que está tipificada como delito en el Código Penal.

Acusó a varios servidores públicos, incluido Eduardo Venadero, director del Servicio de Transportes Eléctricos, de "orquestar una embestida política que tiene carácter electoral" contra Sheinbaum.

Aunque Venadero en su momento aseveró que nada tuvo que ver con el plantón que se instaló en el centro de Tlalpan, Batres insistió en que él y otros funcionarios participaron en las provocaciones contra Sheinbaum.

Con fotografías, el líder de Morena demostró que en la reunión efectuada en una cafetería se encontraba Daniel Nava, dirigente de la Unión de Nacional de Trabajadores Agrícolas (UNTA) y quien en sus redes sociales se ostenta como funcionario público del gobierno capitalino.

También estaba Jonathan Rufino, miembro de la UNTA, Jonathan Rosas, perredista y operador del ex delegado Héctor Hugo Hernández, así como el propio Venadero y su esposa, Susana Alanís, secretaria de Derechos Metropolitanos del PRD Nacional.

Con base en las redes sociales, Batres argumentó que Daniel Nava impulsó la campaña de desprestigio contra Sheinbaum "emprendida por Raúl Flores, presidente formal del PRD en el DF, e incluso posteó fotografías del plantón de los perredistas en Tlalpan".

Otras fotografías mostraron a Jonathan Rufino Huerta, dirigente de la UNTA, con dirigentes de la corriente Vanguardia Progresista y con el propio Miguel Ángel Mancera.

El presidente de Morena mencionó que Jonathan Román, presente en aquella reunión, es operador político del ex delegado de Tlalpan Héctor Hugo Hernández, "con quien colaboró en su administración y ha estado involucrado en diversos actos de corrupción relacionados con la operación de bares y que incluso el propio Raúl Flores dio vista de sus actos al Ministerio Público".

Tras exponer las fotos de la reunión y de las redes sociales de los involucrados, Batres ironizó que "como consta en las gráficas no se trató de un encuentro de familia sino de famiglia, término utilizado para denominar a los grupos gangsteriles italianos".

En su opinión, estas imágenes desmienten las versiones de Eduardo Venadero y se comprueba que existió una coalición de servidores públicos con dirigentes del PRD, “está claro que ahí Venadero no está en una reunión de carácter familiar sino está sentado en una reunión de dirigentes políticos que son los que se organizan en el plantón. Es una prueba contundente de su participación. Venadero no tenía nada que hacer ahí”.

Y acusó que en la "lanzada del Gobierno de la Ciudad de México contra Claudia Sheinbaum se están utilizando recursos humanos y recursos económicos, se está utilizando a un conjunto de personajes de muy dudosa trayectoria, gente que se ha distinguido por actos de corrupción”.

Adelantó que todos estos elementos integrarán una denuncia contra Venadero ante la Contraloría de la Ciudad de México y ante las instancias penales.

Batres aseguró que el uso del empleo temporal favorece al PRD en las elecciones y al considerar que "se trata de la apertura de una cloaca terrible", solicitó a la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México citar a Mancera para que comparezca y explique por qué todo el gobierno está metido en la promoción de este programa.

Calificó a esta acción como un “fraude a la ley, ya que amparados en que el empleo temporal fue denominado Acción Institucional y han evadido la publicación de una convocatoria abierta, de las reglas de operación y de los padrones de beneficiarios, pese a que en dicha acción se estén destinando por lo menos 500 millones de pesos".

La Acción Institucional de Ingreso Temporal del Gobierno de la Ciudad consiste en la entrega de cuatro apoyos económicos de cuatro mil pesos antes, durante y después de la contienda electoral del próximo 5 de junio, apuntó.

De acuerdo con Batres, para operar esta estrategia se pidió a los distintos liderazgos perredistas la entrega de listas de personas a las que se daría este beneficio económico a cambio de conseguir diez votos a favor del PRD.

Comentarios