Basura, la otra cara de la contaminación ambiental

La fetidez del ex basurero del Bordo afecta a habitantes de V. Carranza. La Ciudad de México genera 12 mil toneladas de residuos diarios

El basurero del Bordo Poniente, ubicado en el municipio de Nezahualcóyotl cerró sus puertas en 2011. Pese a esto sigue emitiendo gases, debido a que 70 millones de toneladas de basura permanecen enterradas. FOTO: EDUARDO HERNÁNDEZ. EL UNIVERSAL
Metrópoli 03/04/2016 04:40 Eduardo Hernández Actualizada 11:34
Guardando favorito...

[email protected]

Todos los días por la mañana, en las colonias Arenal en la delegación Venustiano Carranza y Agrícola Pantitlán, en Iztacalco, se percibe un fuerte olor a basura, aunque la mayoría de las calles están limpias, las cercanía del Bordo de Xochiaca es la causante de este hedor.

“Siempre huele igual por las mañanas y en las noches, es algo que ahora es muy común, pero con estos calores, el olor aumenta y a veces es insoportable”, aseguran vecinos.

A pesar de que el Bordo Poniente, ubicado en el municipio de Nezahualcóyotl, Estado de México, cerró sus puertas a la basura en 2011,  sigue emitiendo gases pues hay alrededor de 70 millones de toneladas de basura que permanecen enterradas.

Pese al problema de los contaminantes que generan los vehículos, la basura también es uno de ellos, debido a que en la Ciudad de México se generan alrededor de 12 mil toneladas de residuos diarios, mismos que no se manejan de manera adecuada.

En todas las calles de la capital se encuentran residuos, se pueden ver colillas de cigarros, envases de refresco, pañales, papeles y otros tipos de basura, misma que nadie recoge. Durante un recorrido realizado por EL UNIVERSAL, se observó que pese a los programas de basura que hay en distintas delegaciones, la mayoría de las personas hacen caso omiso y tiran en cualquier lado sus desechos.

En el camellón de Calzada de la Viga a la altura de avenida Morelos, en la Venustiano Carranza cientos de bolsas con basura son abandonadas, las personas, aún en pijama, llegan y lanzan sus desechos, volteando de un lado a otro para que nadie los descubra.

“Aquí siempre la dejamos y más tarde se la llevan, no veo que haya algún problema”, dijo Carolina, mientras dejaba dos bolsas en el camellón.

Aunque a una calle se encuentra un Centro de Transferencia, muchos vecinos dejan su basura en ese camellón, argumentando que es una rutina diaria para los que no alcanzaron el camión de la basura; sin embargo, en esta temporada calurosa, se convierte en un foco de infección, pues los olores de esta montaña de residuos aumentan.

Así sucede en varias avenidas, como en Anillo de Circunvalación en las inmediaciones del mercado de la Merced, donde los comerciantes hacen montañas de basura para que el camión recolector las levante; sin embargo esto ocurre en la tarde, por lo que más de ocho horas la basura se queda en la calle, generando fauna nociva.

Guardando favorito...

Recomendamos

Comentarios