Suscríbete

Cambiando Vancouver en pro de mujeres, hombres y el clima

Gregor Robertson

Las mujeres líderes han comenzado a transformar cómo nos movemos en las ciudades, el aire que respiramos y el futuro de nuestras comunidades

Como alcalde de Vancouver me enorgullece apoyar nuestra Estrategia de Equidad para la Mujer 2018-2028, aprobada el mes pasado por el concejo municipal, asentada en la creencia de que “la desigualdad de las mujeres es un problema que nos afecta a todos. No podemos alcanzar nuestro potencial como ciudad, si algunos miembros de la comunidad son marginados y se les niega la inclusión y participación plenas. Sabemos que la inclusión de las mujeres impulsa nuestra economía, aumenta nuestra productividad y reduce la pobreza infantil”.

La semana que empieza viajo a la Ciudad de México para la segunda Conferencia C40 Women4Climate, para reunirme con otros alcaldes y compartir nuestra experiencia de cómo el audaz plan de acción climática de Vancouver va de la mano con nuestro objetivo de apoyar y empoderar a las mujeres en nuestra ciudad y en el mundo.

A través de la vivienda, el cuidado de los niños, la vigilancia, la seguridad pública y el liderazgo, nuestro objetivo es hacer de Vancouver un modelo para las ciudades con inclusión de género. Aspiramos, además, a estar entre las principales ciudades del mundo para la ambiciosa acción climática. Cada vez es más claro que estos dos grandes objetivos no sólo se apoyan mutuamente, sino que no podemos lograr uno sin el otro. Por eso, la iniciativa Women4Climate de C40 es tan importante para todos los que están preocupados por el futuro de nuestras ciudades.

Por ejemplo, tomar el transporte público. En toda América del Norte, desde el Skytrain de Vancouver, el Metro y Metrobus de la Ciudad de México y el Metro de Nueva York, cada vez más mujeres viajan en trenes y autobuses. En Vancouver, la ciudad y la autoridad de tránsito regional TransLink se han comprometido a construir una infraestructura de transporte que garantice que los viajes en vehículos, a pie y en bicicleta, sean seguros, confiables y sostenibles.

Luego de realizar mejoras en la infraestructura para caminar y andar en bicicleta durante 3 años, el número de viajes en bicicleta de mujeres y niñas casi se duplicó, mientras que el número de viajes a pie aumentó 25 por ciento. La cantidad de mujeres que utilizan el transporte activo se ha convertido en un indicador de la calidad de la infraestructura de una ciudad.

En octubre de 2017, me enorgullecí de unirme a los líderes pioneros de once ciudades globales que están comprometidas con la Declaración de las Calles Sin Combustible Fósil C40. Vancouver, junto con la Ciudad de México, Londres, París, Los Ángeles, Copenhague, Barcelona, Quito, Milán, Seattle, Auckland y Ciudad del Cabo, comprarán sólo autobuses de cero emisiones.

Estos compromisos conllevan a alcanzar nuestros objetivos para reducir la contaminación y garantizar nuestro liderazgo mundial en acción climática. También ayudará a que Vancouver sea un excelente lugar para vivir, incluyente, para personas de todos los géneros y orígenes.

Para crear los sistemas de transporte sostenibles, inclusivos y seguros que nuestros ciudadanos esperan, necesitamos apoyar a más mujeres en puestos de liderazgo. Las mujeres que están mejorando sus ciudades en beneficio de todos los ciudadanos crean una gran esperanza para una acción climática audaz en los próximos años. Desde Vancouver hasta la Ciudad de México y en ciudades de todo el mundo, hay un movimiento imparable en marcha. Las mujeres líderes ya han comenzado a transformar la forma en que nos movemos en nuestras ciudades, el aire que respiramos y el futuro de nuestras comunidades. Estoy inspirado para trabajar junto a ellas.

 

Alcalde de Vancouver

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios