Se encuentra usted aquí

Voto hispano en las elecciones de medio término en EU

26/08/2018
02:16
-A +A

Las elecciones de medio término de Estados Unidos están a la vuelta de la esquina. Este noviembre, EU estará decidiendo si es un país que acoge o rechaza al trumpismo, lo que básicamente se traduce en decidir si EU es un país de inmigrantes” o bien “un país donde los inmigrantes son invasores”.

Aunque aparentemente la mayoría de los votantes de EU prefiere la primera de estas descripciones, una y otra vez, las elecciones han mostrado que lo primordial siempre ha sido la economía. Como dicen los gringos “money talks”. Y como se supone que la economía, por lo pronto sigue bien, el futuro promete que el status quo se mantendrá.

Es decir, continuarán las redadas, los indocumentados seguirán siendo detenidos, deportados, y no solamente a los que agarran en la frontera sino también a los que llevan décadas en EU; y no, no solamente a los que han cometido delitos graves como sucedía antes.

Desde hace ya mucho tiempo, se sueña que el voto latino será crucial. Pero no ha sucedido. Y es que, hay que tener en cuenta que la población hispana está concentrada en estados no competitivos como Texas, California y Nueva York, donde las elecciones estatales están dominadas por un partido u otro. Y hay que tener en cuenta que los “latinos” no son un bloque monolítico. El lugar de origen de las diásporas latinoamericanas no es determinante, pero si es relevante en su posición política. Las situación de los indocumentados les interesa a las diásporas provenientes de México y Centroamérica; la devastación de Puerto Rico a los provenientes de la isla y la forma de gobierno castrista a los provenientes de Cuba.

Sin embargo, incluso dentro de las comunidades hispanas, que están directamente afectadas por las políticas anti- inmigrantes de la administración actual en estados donde su voto importa, no hay unidad y aún más grave, sigue habiendo inconsciencia y apatía.

Los inconscientes. No hay más que quedarse perplejo ante la falta de visión.

Tres anécdotas. El año pasado, estuve en la frontera entre Tijuana y San Diego. Me acerqué a un agente del border patrol. Hablamos de las tácticas más populares de cómo saltar la frontera y otros asuntos de “su trabajo”. – Pero lo que más me llamó la atención de la conversación, fue que el agente me contó que era de Guamúchil, es decir, de Sinaloa, es decir, que era mexicano. Es decir, que puede ser que, un día, tendrá que apresar a su propio hermano.

Durante el concurso que hizo Trump para elegir la construcción del muro en la frontera hubo diseños realizados por compañías cuyos dueños son mexamericanos, hijos o nietos de mexicanos.

La semana pasada, Jeff Sessions, el Fiscal General de EU, estrella de la postura anti-inmigrante, estrella del maltrato a los indocumentados, estuvo en Houston. Desayunó huevos rancheros en un restaurante mexicano y luego comió fajitas en otro restaurante mexicano. En el ínterin, sin ningún conflicto personal y sin mayor problema de parte de los houstonianos, dio un discurso anti- inmigrante en el que repitió la muy típica retórica de él, en la que argumenta, que la violencia criminal es resultado de la inmigración indocumentada.

Dominic Laurenzo, co-propietario de una sucursal de El Tiempo Cantina, uno de los dos restaurantes a los que fue Sessions, estuvo orgulloso de la visita. Incluso puso en Facebook un retrato con su comensal, ambos sonrientes, indicando lo honrado que estaba del suceso. Solamente cuando aparecieron quejas y la gente pidió que se boicoteara el establecimiento, Laurenzo se retractó.

¿No le da vergüenza? Y es que este señor se enriquece de los indocumentados. Muchos de sus empleados lo son y seguramente Laurenzo les paga debajo del salario mínimo. Además, este señor es nieto de Ninfa Rodríguez, una mujer mexicana, que fue pilar de la cocina mexicana de Texas, que fue la que le enseñó a cocinar. Vuelvo a repetir: ¿No le da vergüenza?

Entiendo que uno no siempre elige el empleo. Que la necesidad, a veces, obliga a contradecir los valores. ¿Pero traicionarnos a nosotros mismos? Realmente me deja boquiabierta. Y me deja aún más estupefacta cuando uno no se está jugando cómo sobrevivir.

Desafortunadamente, hay mucha gente así; y a la hora de votar en los midterms, pensarán en dólares y no en el pellejo de sus ancestros, de sus primos, de sus hermanos o de sus paisanos.

Y luego están los apáticos. Los que piensan que su voto no importa, que no se naturalizan, o que si son ciudadanos no se registran para votar. No es suficiente existir, para hacerse escuchar hay que votar.

Increíble que hoy por hoy, cuando estamos jugándonos si seguiremos o no siendo discriminados, encuestas recientes muestran que en estados competitivos, en promedio, solamente 40% de los hispanos con derecho a voto se han registrado para hacerlo.

Ojalá que se nos prendan las pilas. Aún hay tiempo. El voto latino puede hacer la diferencia en Colorado, Arizona, Nevada y Florida.

En el primero de estos estados el electorado podría alcanzar el 14%, en el segundo 20% y en los otros dos estados 17%. En los cuatro estados el puesto de gobernador es competido y en los últimos tres de estos, los puestos de senadores federales también lo son.

Además, siendo hispano, es claro por quien debe uno votar.

La contienda por la gubernatura de Colorado, Stapelton (R) vs. Polis (D) es entre un racista y un filántropo, liberal, pro- inmigrante, fundador de Saved by American Immigrants National Taskforce (SAINTS), un grupo que da a conocer las contribuciones positivas de los inmigrantes a EU.

Igualmente, en Nevada, la contienda por la gubernatura Laxalt (R)- Sisolak (D) se traduce a racista vs. pro-inmigrante. La lucha por el puesto del senado en este estado, Heller (R) – Rosen (D), aparentemente es más difícil de seleccionar, pero no lo es. Heller trata de congraciarse con Trump y al mismo tiempo con los hispanos pero, en el pasado, votó contra DACA y por quitarle los fondos a las ciudades santuario.

En Arizona los más probables contrincantes para gobernador son Ducey y García. El primero apoya a Trump en inmigración, el segundo es un mexamericano pro-inmigrante. Y en cuanto a puesto por senador de este estado, Sinema, la favorita demócrata, se enfrenta a tres republicanos que se desviven por el apoyo de Trump.

En Florida, tal vez el estado más competido de los cuatro, el asunto migratorio no importa. Lo que importa es la opinión del electorado de cómo va Trump en todos los demás asuntos y es difícil predecir los temas que serán más relevantes.

No se sabe cuales serán los finalistas de las primarias para gobernador, hay tiempo para registrarse hasta octubre, hay muchos posibles votantes independientes (no registrados con ningún partido) y una población hispana y negra sin afiliaciones claras.

Pienso, esperanzada, que las minorías de Florida votarán contra Trump al recordar su respuesta ante el huracán María y la balacera en Parkland.

Lo que si es claro, es que en la contienda para el senado en este estado, el candidato demócrata Bill Nelson visitó San Juan cortejando así el voto boricua, mientras que el candidato republicano, el gobernador super trumpista Rick Scott está cortejando a los cubanos anticastristas. (Ojalá le salga el tiro por la culata. Oh my God! En un evento en Casa Cuba en Tampa Scott dijo en “español”: “Mi práctica en español todos los días es muy importante para mi”. )

Con solamente tres cambios de senadores federales de republicano a demócrata, los demócratas dominarían el Senado y habría un poder capaz de confrontar la política trumpeana racista y anti-inmigrante.

Tras el censo de 2020, los gobernadores electos en la mayoría de los estados, incluyendo Colorado, Nevada y Florida, tienen poder de veto en la redistribución de los distritos electorales. Es decir, pueden modificar el mapa de su estado para favorecer a su partido en elecciones futuras.

Y si eso, no nos convence de lo importante que es votar, agrego: Los trumpianos, los anti-inmigrantes, los que apoyan el derecho a portar rifles, los que niegan el rol humano en el cambio climático y que luchan por la enseñanza del creacionismo en las escuelas públicas sí van a votar y lo harán-- en noviembre-- en masa. 
 

Escritora

Fey Berman
Escritora de crónicas sobre la vida cultural y política de la comunidad hispana en los Estados Unidos. Tiene Maestría y Doctorado en Artes de la Universidad de Nueva York.

TEMAS

Más sobre el autor

 

COMENTARIOS

Documento sin título
 
Ofertas Walmart OFERTAS
WALMART
Xcaret Promociones

XCARET
PROMOCIONES

Codigo promocional barcelo

CÓDIGO PROMOCIONAL BARCELÓ

cupon envia flores

CUPÓN
ENVIA FLORES

cupon ebay

CUPÓN EBAY