Cancelan venta de boletos a naviera de Borge

Juez niega amparo a empresa; carece de plan de impacto ambiental
Autoridades han detectado que trabajadores de la naviera Barcos Caribe venden los boletos en la vía pública (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
05/12/2016
01:21
Adriana Varillas / corresponsal
-A +A

Cancún.— Un juzgado en Quintana Roo negó la suspensión definitiva solicitada por Impulsora Marítima de Quintana Roo y del Caribe, sobre la clausura impuesta a la taquilla de la naviera Barcos Caribe, ubicada en Playa del Carmen y presuntamente propiedad del ex gobernador del estado, Roberto Borge.

A principios de noviembre pasado, la dependencia federal realizó una visita de inspección en el módulo de venta para el cruce marítimo de Playa del Carmen a Cozumel, localizado en la avenida Sur, esquina calle 1 Sur Bis, Colonia Centro, en Solidaridad.

Ahí se encontró la construcción de un módulo con una superficie de 27 metros cuadrados con estructura de aluminio, piso de concreto, paredes recubiertas de acrílico, de una altura aproximada de 2.5 metros, techos de plafón con lona de vinil, y al interior un mostrador cubierto de granito color verde oscuro con una altura de 1.5 m, despegado del suelo.

Impulsora Marítima de Quintana Roo y del Caribe no acreditó contar con la autorización de impacto ambiental expedida por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), puesto que sólo exhibió la copia certificada de la licencia de funcionamiento emitida por el ayuntamiento de Solidaridad, con vigencia al 31 de diciembre de 2016. Lo anterior dio pie a la clausura temporal de la obra, hasta que la compañía, constituida por presuntos prestanombres de Borge Angulo, acredite contar con la autorización o exención correspondiente.

Ante ello, la naviera solicitó un amparo en contra de la clausura total temporal, para obtener la suspensión de
la medida.

La Profepa informó ayer que el Juez Cuarto les negó ese acto reclamado, puesto que concluyó que la clausura tiene como finalidad sancionar una infracción al medio ambiente cometida en el lugar, el cual es reconocido como derecho humano, contenido en la Constitución Mexicana. Sin embargo, autoridades han detectado que trabajadores de la naviera venden los boletos en la vía pública.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS