20 | FEB | 2019
Cifras. Entre enero de 2012 y julio de 2013, en Nuevo León se inhumaron 122 cadáveres de personas sin identificar (ARCHIVO EL UNIVERSAL)

En 7 años suman 116 fosas clandestinas

12/12/2016
01:29
David Carrizales / Corresponsal
-A +A
ONG acusa fallas en localización de desapa recidos

Monterrey.— Entre enero de 2009 y junio de 2016 fueron localizadas 116 fosas clandestinas en Nuevo León, de acuerdo con la asociación Ciudadanos en Apoyo a Derechos Humanos (CADHAC), con base en datos de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJ) obtenidos mediante una solicitud de información.

Los años con el mayor número de hallazgos fueron 2012 y 2014, 28 fosas cada uno, ubicadas en sitios ilegales.

Sin embargo, la asociación civil señaló en su informe 2009-2016 Desapariciones en Nuevo León, desde la mirada de CADHAC que no se sabe cuántos cuerpos han sido encontrados en todos esos sitios.

“En algunos casos se trata de cadáveres completos y en otros de cientos o miles de fragmentos, resultado de procesos de destrucción química, o mecánica de los cuerpos (mutilación), lo que dificulta enormemente la identificación de las víctimas”, explicó el organismo.

Por eso, mientras no se conozca la identidad de quienes fueron arrojados en esas fosas no se puede saber si allí se localizan personas que se consideran desaparecidas o tan sólo se trata de un indicio del posible destino de víctimas de desaparición, expuso la asociación civil que dirige la religiosa Consuelo Morales Elizondo.

Puntualizó que a las fosas clandestinas y cuerpos abandonados en caminos y brechas “hay que agregar los cuerpos inhumanos como NN (No Nombre) en las fosas comunes de los panteones municipales.

Recordó que en 2011 por falta de espacio en el anfiteatro del Hospital Universitario, se inhumaron 70 cadáveres que tenían meses sin identificar.

Asimismo, entre enero de 2012 y julio de 2013, en la entidad se inhumaron 122 cadáveres de personas sin identificar, entre ellos los 45 torsos que fueron abandonados en mayo de 2012, en la carretera a Cadereyta.

La asociación acusa que con las ambigüedades y disparidad de criterios para registrar los casos de desapariciones, la falta de información sobre fosas, sobre los restos y cuerpos encontrados, y de su identificación, “se vuelve prácticamente imposible conocer las dimensiones del problema de la desaparición de personas en México”.

TEMAS RELACIONADOS

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios