Suscríbete

Paco, el de las empanadas, conocerá al gobernador de Guerrero

El joven se volvió famoso gracias a un video viral en donde muestra sus habilidades como vendedor; dice que él mismo prepara las empanadas que vende, entre ellas la de "tiburón dietético"

Fotografía de Joseph Fernández EL UNIVERSAL
Estados 28/10/2016 21:44 Vania Pigeonutt / corresponsal Acapulco Actualizada 23:45

En el Primer informe de labores que el gobernador, Héctor Astudillo presentó aquí en el Fórum Mundo Imperial, en Acapulco, sobresalía Paco, el chico de las empanadas.

Él acudió como invitado de lujo del gobernador. Vestía pantalón color beige, una playera roja y sandalias. Sobresalía por la melena negra, relajada que lo caracteriza y las cejas pobladas que le delinean los ojos grandes. Portaba su gafete en la zona A, preferencial. Muchos se fotografiaron con él. Era el hit del día.

“No tuve la oportunidad de hablar con el gobernador. Pero en medio del informe hizo una interrupción y quiso aclarar que estaba aquí el joven que era tan famoso en las redes sociales.  Este,  dijo, era Paco Orihuela, 'Una felicitación, por favor'. Todo el mundo empezó a aplaudir y eso se siente muy padre, ya que el gobernador te felicite, haga una interrupción, se siente muy bien”, cuenta.

El joven de 15 años, que desde hace dos vive en Acapulco, logró llamar la atención de miles de personas por su peculiar forma de vender sus productos. Autodidacta, nacido un 28 de febrero, piscis, y amante del mar, las pizzas y los strudel de manzana, a Paco no sólo le interesa la fama, quiere ser “el mercadólogo del futuro” y tener su propia empresa.

Asistió al Primer informe de labores que presentó el gobernador, Héctor Astudillo en Acapulco, y recibió una invitación para reunirse con el mandatario, quien ha prometido apoyar a la juventud guerrerense.

En entrevista con EL UNIVERSAL, Paco comparte que siempre le ha gustado estudiar, su materia preferida son las matemáticas, por eso saca muy fácil las cuentas de su negocio, aunque ha tenido malas experiencias: “una vez vendiendo en la playa se me fueron sin pagar dos órdenes”. Perdió 90 pesos.

Sus empanadas son preparadas por él mismo, porque puede definir su propio tiempo, hizo esa actividad parte de su vida. Recorrer la playa de Acapulco en la mañana, y estudiar, leer Og Mandino o libros de ventas que son sus preferidos, por la tarde, es su rutina.

Hace su producto con dedicación: “empanadas de jamón con queso, queso con jamón y tiburón dietético”. Como muestra de que está preparado para competir con cualquier otro vendedor, comienza a ofrecer empanadas e inglés, francés, italiano, alemán y portugués, y asegura que regresará pronto a la playa, porque lo han de extrañar sus clientes.

Recomienda a los jóvenes de su edad seguir sus sueños y dice que a todo el que aproveche la educación, se prepare y se empeñe en conseguir sus metas, le irá muy bien. No descartó más adelante realizar algún proyecto con Arturo Elías Ayub, director de Alianzas Estratégicas de América Móvil, quien le ofreció trabajo, pero por ahora está enfocado en progresar poco a poco.

ml

 

Comentarios