Alzan la voz los jamás conquistados

La comunidad apoya a la CNTE. El prextexto para la movilización fueron los hechos de violencia en Nochixtlán

El 22 de junio, miles de maestros, autoridades municipales, auxiliares y agrarias. Además, de alumnos, transportistas y amas de casa recorrieron a pie alrededor de siete kilómetros de Tamazulápam hacia San Pedro y San Pablo Ayutla (EDWIN HERNÁNDEZ)
Estados 28/06/2016 04:20 Ismael García Actualizada 10:10
Guardando favorito...

Tamazulápam

Guardado por décadas, el grito de guerra resurgió. “¡Kama’apyëjy! ¡Kama’apyëjy! ¡Kama’apyëjy!, ¡eeehhhh!”. Otrora pueblos pacíficos, apacibles y respetuosos de las leyes y sus autoridades, la nación Mixe despertó.

El pretexto fue el apoyo a la lucha de la Sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación y el coraje por la masacre del 19 de junio en Nochixtlán. El argumento real: violencia, discriminación, sojuzgamiento, olvido oficial y nulas obras públicas.

El miércoles 22 de junio marcó un hito en la historia de esa parte de la Sierra Juárez de Oaxaca. Por primera vez en décadas, 10 mil maestros, autoridades municipales, auxiliares y agrarias. Además, de alumnos, transportistas y amas de casa de unos 14 municipios y un mayor número de agencias alzaron la voz y marcharon.

Un río humano recorrió a pie alrededor de siete kilómetros de este municipio hacia San Pedro y San Pablo Ayutla. Un torrente con bandas, pancartas, gritos, que amenaza con una rebelión indígena de proporciones desconocidas de quienes se llaman los jamás conquistados, traducción de Kama’apyëjy, por haber opuesto resistencia a zapotecas y mixtecos y a la conquista de los españoles.

Un pronunciamiento del pueblo Ayuujk (Mixe), emitido tras la marcha, amaga al gobierno: que se reconozcan los acuerdos de San Andrés Larráinzar firmados entre autoridades federales y el EZLN y que se apruebe una ley indígena en Oaxaca.

Hay enojo, hay “dolor histórico de despojo y de desprecio profundo de parte del Estado mexicano”, recalcan.

Los pueblos despiertan

En Santa Rosa, núcleo rural perteneciente a Tamazulápam, se comenzó a organizar la manifestación. Rolando Vásquez Pérez, secretario de la comunidad, relata que por la lucha en favor de las escuelas se convocó a la población a una asamblea, el 12 de junio, para exponerles los problemas educativos locales y estatales.

A San Juan Metaltepec, comunidad de Santiago Zacatepec, le interesaron los temas y el día 15 hubo otra asamblea. Tras los hechos sangrientos de Nochixtlán entre policías, maestros y pobladores, se aceleró la organización, el día 20, para conjuntarse por primera vez el día 22.

“La convocatoria fue realmente impresionante; aquí no hubo acarreados ni promesas de apoyo, todo fue genuino. Es el respaldo a los maestros, pero también la marginación de los pueblos los que nos movió”, dice Vásquez.

De las dificultades escolares, ejemplifica que con la reforma educativa el plantel preescolar Rey Condoy podría cerrarse, pues la Secretaría de Educación Pública exige 20 alumnos como mínimo y actualmente tienen 14.

—¿Se despierta el pueblo Mixe?

—Sí. Es una señal de que los pueblos originarios hemos existido y no nos han tomado en cuenta en el diseño de las políticas públicas; todo se hace en el escritorio.

—¿Hay temor en la gente?

—No. Todos están dispuestos a defender sus derechos.

Algo nunca visto

Sergio González Martínez, representante de Bienes Comunales de Tamazulápam, expone que no es posible que se repitan los hechos, por lo cual junto con el regidor de Educación se unieron para organizar el mitin.

“Es algo que no se había visto, vinieron de todas las comunidades mixes para hacer una marcha de reclamo al gobierno, para que no se sigan violentando sus derechos y para que haya atención. Además, para que no haya más menosprecio. Fue una marcha de enojo”. Joaquín Ortiz, concejal de Educación del ayuntamiento y profesor indígena, explica que en toda la zona siempre ha habido respaldo al magisterio y a los movimientos sociales; sin embargo, en esta ocasión fue una protesta histórica, que refleja el hartazgo de las comunidades.

Señala que vinieron de áreas vecinas y lejanas, como Tlahuitoltepec, Zacatepec, Alotepec, Tepuxtepec, por mencionar algunas.

Obra pública abandonada

César Guadalupe Reyes, presidente municipal de Asunción Cacalotepec, expone que participó en la movilización como autoridad y como parte del pueblo Mixe, por todo lo sucedido en Nochixtlán y para apoyar la lucha de los maestros. “En nuestros pueblos no hay empleo, no hay empresas comunales, no hay inversión; para muchos la única opción es ser maestro”, refiere el edil. Indica que en toda la zona no hay obra pública. Dice que en el caso de su municipio desde hace año y medio gestionan la rehabilitación de la carretera Ayutla-San Isidro Huayápam, a la que se destinarían 7millones de pesos, pero Caminos y Aeropistas de Oaxaca inició los trabajos y luego los abandonó.

Ayutla, de fiesta

Este fin de semana hubo fiesta popular en San Pedro y San Pablo Ayutla, cabecera distrital y entrada a los pueblos mixes. Es la segunda más importante y hay una serie de actividades deportivas, religiosas y populares.

Las calles se inundan de música de bandas de música, una de ellas que vino de Santa María Tlahuitoltepec; el inicio de un torneo lo encabezan las autoridades, presididas por el edil Hermenegildo Villanueva, en una marcha por las principales calles en la que participan alumnos, que culmina en el auditorio deportivo. Sin embargo, se niega a declarar acerca de la marcha de días anteriores: “Estoy muy ocupado”.

De acuerdo con los pobladores, el edil tuvo que ser obligado el pasado miércoles a participar en el mitin, tras la marcha.

Rebelión será pacífica

De acuerdo con el ex asesor del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), Adelfo Regino Montes, Kama’apyëjy es el grito de guerra que levantaban los antiguos mixes cada vez que derrotaban a sus enemigos mixtecos y zapotecas que intentaban someterlos; la misma resistencia opusieron contra los aztecas o mexicas.

Ex secretario de Asuntos Indígenas del gobierno de Oaxaca y fundador de la organización Servicios del Pueblo Mixe, advierte: “La movilización del miércoles fue inédita; nunca había sido generalizada. Pero además de la marcha Tamazulápam-Ayutla, hubo similares movilizaciones en San Francisco Cajonos, San Bartolomé Zoogocho,San Cristóbal Lachirioag, además de Ixtlán a Guelatao. Además de reivindicar la lucha del magisterio, al que también piden corresponsabilidad y compromiso, sí hay una rebelión pacífica de los pueblos”.

Temas Relacionados
Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios