14 | NOV | 2019
2
En el anfiteatro del panteón municipal de Tehuacán los peritos continúan realizando las necropsias de los cuerpos (FOTOS: OMAR CONTRERAS. EL UNIVERSAL)

Cumplen amenazas de muerte; asesinan a 11 de una familia

12/06/2016
04:10
Justino Miranda / Corresponsal
-A +A
Hace más de nueve años un hombre violó a una joven de Coxcatlán, Puebla, y amenazó con matarla, al igual que a su familia, si lo denunciaban

[email protected]

Coxcatlán.— Hace más de nueve años un hombre llegó a la casa de los Sánchez Hernández en la comunidad de San José El Mirador, situada entre las sierras Negra y Mazateca de esta entidad, para advertir que mataría a todos si denunciaban la violación sexual cometida contra una joven de ese núcleo familiar.

La víctima del ataque y su familia ignoraron la amenaza de muerte y acudieron a las autoridades para denunciar al agresor sexual, lo que provocó su huida. Al paso de los meses nació un niño producto de ese abuso. El pequeño fue el único que resultó ileso del ataque contra los Sánchez Hernández la noche del jueves pasado.

Su madre, abuelos, tíos y primos fueron acribillados. En total fallecieron cinco mujeres adultas, cuatro hombres y dos niñas, en tanto que otras dos menores fueron llevadas al hospital general de Tehuacán, Puebla, a casi tres horas de esa comunidad.

Esa es una de las líneas de investigación más sólidas que sigue la Fiscalía General del Estado de Puebla (FGE), declaró Vicente López de la Vega, presidente municipal de Coxcatlán, municipio al que pertenece San José El Mirador.

Por la tarde del viernes se informó que la FGE solicitó el apoyo de su similar del estado de Oaxaca porque, de acuerdo con los datos obtenidos por los agentes investigadores, los homicidas —por lo menos dos— huyeron a pie hacia aquella entidad, cuya frontera comparten con Puebla en esas comunidades del sureste mexicano.

En San José El Mirador, una población desprendida de El Potrero, se cuenta que antes de la media noche del jueves el silencio del pueblo fue sacudido por detonaciones de armas en dos casas de los Sánchez Hernández. La FGE confirmó después que los homicidas utilizaron armas calibre 22 y un mosquetón.

Las investigaciones.“Originalmente pensamos que se trataba de un pleito de tierras, después que había sido un conflicto religioso, y hoy lo único que decimos es que no salimos del asombro de cómo puede existir una persona con tan pocos sentimientos para hacer esto”, dice el alcalde en una entrevista vía telefónica mientras realiza los trámites en el anfiteatro de Tehuacán para recuperar los cuerpos de las víctimas.

Narra que entre los indicios más fuertes para suponer que el principal autor de la masacre es el violador de la joven de San José El Mirador, es que el niño, es decir, el hijo del homicida, resultó totalmente ileso.

Comparte que otra línea que permite identificar al homicida es que, de acuerdo con las primeras pesquisas, la actual pareja de la muchacha violentada sexualmente fue asesinado con mucha saña. “El asesino se desquitó porque era la actual pareja sentimental de la joven que había sido abusada sexualmente, entonces ése fue el primer indicio, el segundo fue la criatura, que quedó viva e ilesa”, comenta.

Añade que el joven no pertenecía a la comunidad de San José El Mirador ni a la del Potrero, por lo tanto, las autoridades de Coxcatlán tienen dificultades para identificarlo y reclamar el cadáver.

Lucha de credos. El homicida es identificado como residente de la comunidad de El Potrero, cuya mayoría de habitantes profesa la religión católica, mientras que los habitantes de San José El Mirador siguen la doctrina evangélica. Los segundos se desprendieron de El Potrero por sus diferencias de credo y poblaron esa comunidad en la Sierra Negra de Puebla.

“Hace 12 o 13 años se separó la comunidad y se formó San José El Mirador y por acuerdo de cabildo los aprobamos con base en la Ley Orgánica Municipal; la elevamos a Inspectoría”, comenta el alcalde.

“El gobierno del estado no intervino porque nos dice ‘es bajo tu propio riesgo, porque si tú le diste ese nombramiento tendrás que darle tus recursos para que se ostente como tal’. ¡Finalmente le dimos ese estatus!”.

La masacre de San José no tiene precedente en este municipio y lo más fuerte que han padecido son crímenes de uno o dos personas, incluso son sitios elegidos por el crimen organizado para arrojar cadáveres, “pero nunca habíamos tenido una situación de esta naturaleza por la que trascendimos a nivel internacional”, dice el edil.

Preparan velorio. Por la mañana el edil Vicente López de la Vega regresó al anfiteatro de Tehuacán para realizar los trámites y recuperar los cuerpos de las víctimas, aunque sólo traería 10, por la falta de documentos para reconocer a la pareja sentimental de la joven ultrajada.

Vía telefónica, el edil pidió a sus colaborares tender una lona detrás del palacio municipal para recibir los cuerpos, velarlos y sepultarlos en esta cabecera municipal debido al clima enrarecido que vive San José El Mirador.

“Será atrás de la presidencia porque las familias de las víctimas todavía sienten un ambiente enrarecido para trasladar los cuerpos a su lugar de origen. Es por eso que tomaron la decisión las autoridades y los familiares, de que sean velados y sepultados en Coxcatlán”.

Refirió que tienen complicaciones para traer los cuerpos, ya que en la morgue no pueden hacerse todas las autopistas a la vez, pero están solicitando agilidad para trasladar los cuerpos lo más pronto posible.

“Es una decisión velarlos y sepultarlos acá porque sienten que llegando allá [San José] va a haber una situación en donde el ‘amigo’ que asesinó a la familia regrese. Tienen sus temores”, afirma el alcalde.

TEMAS RELACIONADOS

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios