Suscríbete

Condenan criminalización de periodista asesinada

SIP: vincular a la reportera con la delincuencia la puso en riesgo; acusa a fiscalía estatal de "poco profesionalismo e insensibilidad"

Agentes de la Fuerza Civil resguardaron la funeraria donde se veló el cuerpo de la comunicadora; sólo acudieron familiares y a algunos compañeros de Flore s Salazar, a quienes se les negó la entrada con equipo fotográfico (CORTESÍA DIARIO EL BUEN TONO)
Estados 11/02/2016 00:09 Redacción Actualizada 02:05

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) condenó el asesinato de la periodista Anabel Flores Salazar y aseguró que el hecho de que la Fiscalía General del Estado de Veracruz (FGEV) relacionara a la reportera con la delincuencia organizada puso en riesgo la seguridad de ésta y habla del “poco profesionalismo y la insensibilidad” de dicho órgano estatal.

El presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP, Claudio Paolillo, expresó consternación por el asesinato de la reportera, quien fue sustraída de su domicilio por personas armadas la madrugada del lunes pasado y sus restos hallados este martes con huellas de tortura en el estado de Puebla.

Exhortó a las autoridades a “realizar una investigación, seria, profunda y solidaria para conocer, verdaderamente, las causas del asesinato, así como aplicar las leyes disponibles para castigar a los culpables”.

Paolillo, director del semanario Búsqueda de Uruguay, agregó que “adelantar conjeturas sobre la presunta vinculación de la periodista con la delincuencia organizada mientras ésta permanecía desaparecida, tal como hizo la Fiscalía General de Estado de Veracruz, aumentó aún más el riesgo para su seguridad física y demuestra el poco profesionalismo e insensibilidad de ese órgano”.

De acuerdo con el diario El Sol de Orizaba, Flores Salazar era freelance de ese medio desde hace seis meses y cubría la fuente policiaca. La periodista también había trabajado con los diarios El Mundo de Orizaba y en El Buen Tono de Veracruz.

Amnistía Internacional repudia asesinato. El homicidio de la reportera Anabel Flores muestra “la horrorosa realidad” que afrontan los periodistas en México, aseguró Amnistía Internacional (AI), que condenó el hecho y demandó al estado garantizar la protección a los periodistas.

Por medio de un comunicado, la organización indicó que el hecho “es un trágico recordatorio de la angustiosa realidad a la que se enfrentan miles de reporteros de México, uno de los países más peligrosos del mundo para los profesionales de la comunicación”.

Erika Guevara-Rosas, directora del Programa para América de AI, indicó que “sin perder ni un segundo, las autoridades mexicanas deben iniciar una investigación exhaustiva sobre este brutal asesinato. El mensaje debe ser muy claro: quienes están dispuestos a no detenerse ante nada para silenciar a los periodistas tendrán que pagar por sus crímenes”.

Además, un grupo de periodistas llamó a frenar “la estúpida” masacre hacia los comunicadores.

Periodistas veracruzanos demandaron a los tres órdenes de gobierno frenar lo que llamaron una “pesadilla” contra este gremio.

“Exigimos que paren esta estúpida masacre que han ejecutado contra el periodismo en Veracruz de parte de este ‘desgobierno’. Que paren esta pesadilla que todos ustedes están provocando en toda la entidad”, expresaron en una carta abierta.

Aseguraron que criminalizar a los compañeros asesinados es una estrategia “realmente cobarde” por parte de quienes están obligados a investigar y no a fabricar pruebas.

Por su parte, Javier Sicilia, representante del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, afirmó que el gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, debe ser procesado por las muertes que han ocurrido en su mandato porque, aseguró, “es su responsabilidad directa”.

Según Reporteros sin Fronteras, 89 periodistas han sido víctimas de homicidio y 17 han desaparecido en México desde el año 2000.

Organizaciones locales e internacionales estiman entre 15 y 17 el número de periodistas asesinados en Veracruz desde 2010.

A puerta cerrada. De manera privada y en una funeraria de la ciudad de Orizaba, fueron velados los restos de la reportera veracruzana.

Al lugar pudieron ingresar sólo familiares y algunos de los compañeros de la periodista, pero bajo la condición de hacerlo sin equipos fotográficos para evitar difundir el féretro.

A las afueras del lugar se apostaron elementos de la Fuerza Civil resguardando a familiares, quienes velan el cuerpo de la comunicadora desde la madrugada de este miércoles cuando arribaron los restos.

La reportera será sepultada en el panteón municipal.

Comentarios