Hacen tareas de gobierno madres centroamericanas

"Con pocos recursos" han localizado a 250 desaparecidos; Solalinde acompaña a caravana en paso por Tehuantepec
Las integrantes de la XI Caravana de Madres Centroamericanas realizaron una marcha por las principales calles de Ciudad Ixtepec (FOTOS: ROSELIA CHACA. EL UNIVERSAL)
14/12/2015
01:23
Roselia Chaca / Corresponsal
Ciudad Ixtepec
-A +A

[email protected]

La caravana de madres centroamericanas es “un golpe a la conciencia de los mexicanos , porque es en México donde desaparecen los migrantes, señaló Alejandro Solalinde Guerra, al acompañar a la XI Caravana Madres Centroamericanas en un marcha por las principales calles de esta ciudad.

El cura, quien es fundador y director del albergue “Hermanos en el camino”, indicó que a pesar de los obstáculos , las madres, en 11 años y acompañadas por el Movimiento Migrante Mesoamericano (MMM), han logrado localizar a 250 desaparecidos en la República Mexicana, además de que tienen cientos de pistas que les da esperanza para continuar la lucha.

“La caravana es una verdadera enseñanza porque es un trabajo de puras mujeres, son las que empezaron a buscar, también las que comenzaron a investigar que las desapariciones se perpetraban en México. Con pocos recursos lograron lo que los gobiernos de México y de Centroamerica no ha hecho, buscar”, recalcó.

Cambio en política migratoria. “Las madres son un verdadero llamado de conciencia; ellas sensibilizan a los pueblos, buscan cambiar o de incidir en la política migratoria de este país, ellas son la esperanza pues han localizado a 250 personas, un número simbólico para los más de 70 mil desaparecidos, pero fueron ellas solas”, recalcó el cura, quien es también Premio Nacional de Derechos Humanos.

El padre Alejandro Solalinde acompañó a las 38 integrantes de la XI Caravana de Madres Centroamericanas durante el último día de actividades que realizaron a su paso por el Istmo de Tehuantepec.

Al mediodía del domingo, la caravana partió de las instalaciones del albergue y realizaron una marcha por las principales calles de esta ciudad, concluyendo en la estación ferroviaria, donde efectuaron una serie de oraciones y lanzaron globos amarillos.

Después, las madres centroamericanas partieron hacia la población de Chahuites en la zona oriente del istmo, para visitar el albergue “Centro de Ayuda humanitaria a migrantes” que es una extensión del refugio “Hermanos en el camino” y en donde el 90% de los migrantes que transitan a pie los límites entre Chiapas y Oaxaca llegan asaltados y vejados. 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS