Suscríbete

Ataque en restaurante, por disputa de criminales

Las indagatorias señalan que los grupos delictivos pelean esa plaza para realizar la extracción ilegal y comercialización de hidrocarburos

Estados 21/11/2015 02:09 Xóchitl Álvarez / Corresponsal Pénjamo Actualizada 02:10

El ataque perpetrado en el restaurante familiar Doña Coco, de esta ciudad, que dejó cinco muertos y dos lesionados, se derivó de la disputa de grupos criminales por la plaza para la extracción ilegal y comercialización de hidrocarburos, de acuerdo con las indagatorias preliminares de la Unidad Especializada en Investigación de Homicidios de Irapuato.

El suceso se relaciona con la ejecución del dueño de una tienda de forrajes ubicada en la carretera Federal 37, frente a la comunidad La Quesera, ocurrido seis horas antes de que sujetos armados irrumpieran en el restaurante, en el que se realizaron cerca de 800 disparos, informó el Subprocurador de Justicia de la Región “B”, César Gasca Toledo.

De acuerdo con la investigación, los tripulantes de una camioneta color dorada habían participado en el asesinato del propietario de la forrajera, Ramiro Torres Vázquez, ocurrido a las 16:00 horas del miércoles y a las 22:00 horas, llegaron al restaurante Doña Coco.

Poco después, arribaron al establecimiento de comida varios sujetos en tres camionetas, quienes accionaron tres tipos de armas largas.

En el atentado al restaurante Doña Coco, ubicado en la colonia Indeco, en la carretera federal 90, en el tramo Penjamo-La Piedad, fallecieron tres mujeres —dos de ellas empleadas del negocio— y dos hombres; además, hay dos lesionados por impactos de armas de fuego.

El subprocurador señaló que continúan indagando sobre los hechos “a fin de poder esclarecer el crimen, en el que la principal línea de investigación es la extracción y venta de hidrocarburos”. No se ha logrado la identidad de los agresores, dijo.

En el establecimiento de comida el Ministerio Público encontró combustible en diversos contenedores.

Las víctimas fatales identificadas son J. Soledad Martínez Melgoza, de 38 años, de La Piedad Michoacán, que tenía 29 lesiones por arma de fuego; Patricia Ríos Aguilar, de 21 años, originaria de Pénjamo, que presentaba 25 balazos; María Verónica Anguiano, y los hombres, Gilberto Zavala Frías de 27 años, quien recibió 31 disparos en cráneo, tórax y abdomen, y Nicolás Zambrano de 24 años, que tenía una lesión en abdomen, los dos vecinos de Pénjamo.

Comentarios