“No habrá cacería de brujas”

Jorge López Portillo Tostado, gobernador interino de Querétaro, afirmó que entregarán un estado seguro y con finanzas sanas

El gobernador interino señaló que durante la gestión de José Calzada se impulsó un régimen de austeridad con el que se logró no contratar ninguna deuda adicional y, al contrario, bajar el déficit del estado (IVÁN RUIZ. EL UNIVERSAL)
Estados 02/09/2015 04:00 Ricardo Gómez Actualizada 12:11

[email protected]

El gobernador interino de Querétaro, Jorge López Portillo Tostado, afirma que la salida del hoy secretario de Agricultura, José Calzada Rovirosa, no interrumpirá la transición ni el proceso de entrega-recepción con el gobernador electo, el panista Francisco Domínguez.

En entrevista con EL UNIVERSAL, el mandatario estatal, quien asumió el cargo la semana pasada tras la solicitud de licencia de Calzada para incorporarse a la administración federal como parte de los cambios realizados por el presidente Enrique Peña Nieto en su gabinete, va más allá y confía en que las cuentas están limpias y no habrá “cacería de brujas” por parte de la próxima administración de Domínguez Servién, de filiación panista.

“No hay factores. Naturalmente tienen todo el derecho la administración entrante de, tras haber recibido el gobierno de acuerdo con lo que marca la ley en Querétaro, elaborar las auditorías necesarias. Es un procedimiento normal que llevará a cabo y creo que los elementos que están en la mesa son los suficientemente transparentes para que tome sus decisiones el próximo gobierno”, señala a pregunta expresa.

López Portillo ejemplifica que en finanzas no sólo no contrataron más deuda, sino que la redujeron, pues pasó de mil 290 millones de pesos al inicio de la administración de Calzada, a mil 170 millones actuales.

El mandatario que se encargará de la transición, pues Domínguez toma protesta el próximo 1 de octubre, opina que aunque dejan buenas cuentas, una sociedad madura políticamente ha generado la alternancia en la entidad.

Sigue el cambio

¿Qué va hacer en estos días que es más de un mes de ejercicio? ¿Qué planes tiene en cuanto a la administración de Querétaro?

—Efectivamente son cinco semanas a partir de que el Congreso, a partir de la propuesta que hace la Junta de Concertación Política para que la gubernatura sustituta recayera en la persona de su servidor, el compromiso fundamental es el proceso de transición.

Estamos hablando prácticamente de un gobierno de transición en virtud en que el proceso administrativo de acuerdo a la ley de la entrega-recepción que tenemos en Querétaro, ya lo habíamos iniciado.

Se había instalado un equipo de transición que encabezaba su servidor en mi carácter, en su momento, de secretario de Gobierno y el equipo de transición nombrado por el gobernador electo Francisco Domínguez, con quien veníamos trabajando y lo seguimos haciendo al mismo ritmo que traíamos, pero es prácticamente la intención de que respetemos la ley entrega-recepción que son nueve grandes carpetas para dar información específica.

Pero también que el equipo de transición del gobierno entrante pueda identificar aquellos programas que precisamente arrancamos y los conozcan a la perfección para que no se pare ninguno de ellos, que tengan dinámica continúa para efecto de no impactar a la población.

¿En qué nivel van de esta transición (de gobierno)?

—Hemos revisado varios sectores; llevamos revisadas siete secciones que son las secretarías concretamente, y nos faltan otro tanto que las estaremos trabajando entre esta semana y la próxima.

Ha habido, le puedo adelantar, que ha habido una cordialidad con el equipo de transición con el gobernador electo Francisco Domínguez; he tenido oportunidad de sentarme con él a revisar, con precisión, algunos de estos proyectos, de estos programas, algunas obras que están en transición y el trato ha sido muy cordial.

¿Cómo dejan la administración a Francisco Domínguez?

—En términos financieros, positivo. Una economía sana; la deuda inclusive se redujo, somos el segundo estado con menos deuda en el país, tenemos una deuda de mil 170 millones, estaba en mil 280, mil 290 millones de pesos, se redujo; inclusive no se contrató ninguna deuda adicional en ningún momento creció la deuda y esto nos habla de una economía sana, por un lado.

Por otro lado, en materia de seguridad, tenemos un estado tranquilo, un estado de seguridad con policías probadas, naturalmente pasan cosas, pero en general el clima es de paz, de tranquilidad y de seguridad.

Las elecciones ya pasaron. ¿No van a cobrarse políticamente ocultando información a la siguiente administración?

—De ninguna manera, de ninguna manera; hemos sido muy claros en la mesa de transición, no habrá “ningún cadáver en el closet”, no habrá ningún dato fuera del esquema de transparencia, ese ha sido el compromiso con el gobernador electo y así estamos trabajando en la mesa de transición, tanto en los aspectos financieros como en los aspectos de operación de cada una de las secretarías.

Si el estado estaba bien, ¿por qué ganó el PAN?

—Primero, marca un sello para la sociedad queretana de madurez política en el sentido de pluralidad; el criterio de la población de muy alta madurez, politizado afortunadamente, y son elementos que contribuyen en un proceso de esta naturaleza. Hay una absoluto respeto a los resultados pues muestra que Querétaro está avanzando.

jram