Botellita de Jerez, para los chavos y los rucos

La banda se presentó con sus nuevas canciones en el Lunario del Auditorio Nacional, con sus acostumbradas irreverentes y divertidas letras

Botellita de Jerez inundó de potencia el Lunario del Auditorio Nacional (AGUSTIN SALINAS. EL UNIVERSAL)
Espectáculos 19/12/2015 00:10 Cristina Pineda Actualizada 00:10

[email protected]

Por un llamado contra la injusticia, la liberación de los presos políticos, por los 43 normalistas desaparecidos en Ayotzinapa, la defensa del maíz y hasta hermanándose con su ex compañero Sergio Arau, Botellita de Jerez inundó de potencia el Lunario del Auditorio Nacional.

Los chiflidos comenzaron a aparecer y, a las 21:05 horas, sonó la tercera llamada previo a la aparición de los cuatro integrantes en el escenario. Iniciaron con “El fua””, de su disco #NoPinchesMames.

Siguió “El principitote”, y “Domingo mi vida”. En “Te quiero mucho pero ya no te soporto”, hacen referencia a Milan Kundera y su La insoportable levedad del ser.

En “Sin maíz no hay país”, pidieron defender los granos mexicanos; recordaron a su ex compañero Sergio Arau en “Carnal”.

“No pinches mames” fue coreada, y el alboroto lo trajo “Chichis pa’ la banda” y “Estoy ardilla” y “El dinosaurio”.

Los cánticos los acompañaron en “Charrock'n roll” “Vamos a la alberca”, “Valona de la conquista” y una rima por Vega Gil, como parte de la canción: “Ahí les va mi despedida, se las digo de una vez. Nuestra patria está herida, nos faltan 43”.

De la mano de “Luna misteriosa”, para los amores imposibles, el romanticismo se hizo presente para empezar a cerrar un show de casi dos horas con “Oh Dennys”, “Niña de mis ojos”, “El laberinto de la soledad” y “Alarmala de tos”.

Temas Relacionados
Lunario Botellita de Jerez

Comentarios