Botellita de Jerez inundó de potencia el Auditorio

"¿La están pasando chido? Porque nosotros también, muchas gracias por venir", expresó Armando Vega Gil
De la mano de "Luna misteriosa", para los amores imposibles, el romanticismo se hizo presente. FOTO: Agustín Salinas/EL UNIVERSAL.
18/12/2015
10:36
Cristina Pineda
Ciudad de México
-A +A

Por un llamado contra la injusticia, por la liberación de los presos políticos, la aparición de los 43 normalistas desaparecidos en Ayotzinapa, la defensa del maíz y hasta hermanándose con su ex compañero Sergio Arau, Botellita de Jerez inundó de potencia el Lunario del Auditorio Nacional.

Los chiflidos comenzaron a aparecer y, a las 21:05 horas, sonó la tercera llamada previa a la aparición de los cuarto integrantes en el escenario. Su repertorio inició con "El fua", que forma parte de su último disco de estudio titulado #NoPinchesMames, el cual presentaron la noche del jueves.

Reunidos en medio del escenario hicieron gritar al público para descargarse y así seguir con "El principitote".  "Muchachos, tomen la vida en sus manos", expresó Armando Vega Gil antes de "Domingo mi vida".

"¿La están pasando chido? Porque nosotros también, muchas gracias por venir. Esto se lo dedicamos a alguien que nos dijo una frase célebre 'te quiero mucho pero ya no te soporto'", dijeron para dar pie al tema con ese título, en donde hacen referencia a Milan Kundera y su libro La Insoportable Levedad del Ser.

Con la mayor energía continuaron al ritmo de "Sin maíz no hay país" en donde pidieron defender los granos mexicanos de este cereal y, en una dedicatoria especial de la noche, recordaron a su ex compañero Sergio Arau en "Carnal", tema en el cual afirman que no hay que pelearse entre hermanos.

"No pinches mames" fue coreada y despertó algunas risas entre el público, el alboroto lo trajo "Chichis pa la banda" e hicieron mención a un mal de amor con "Estoy ardilla".

Tras un brindis "El dinosaurio" fue pretexto para recordar al presidente de México y así la agrupación se fue del escenario. La leyenda: "Para que no olviden que no olvidamos" con el rostro de los normalistas de Ayotzinapa en las pantallas y algunas consignas de justicia tocaron una versión sólo con guitarra de "Presos políticos", ¡libertad para el doctor Mireles!, gritaron.

Los cánticos los acompañaron en "Charrock'n roll" y luego sonaron aullidos previos a "Vamos a la alberca" para seguir con "Valona de la conquista" y una rima por Vega Gil, como parte de la canción: "Ahí les va mi despedida, se las digo de una vez. Nuestra patria está herida, nos faltan 43".

De la mano de "Luna misteriosa", para los amores imposibles, el romanticismo se hizo presente para empezar a cerrar un show de casi dos horas con "Oh Dennys", "Niña de mis ojos", "El laberinto de la soledad" y "Alarmala de tos".

 

sc
 

Mantente al día con el boletín de El Universal