Suscríbete

Un romance que trasciende el tiempo y el género

Gabriel Mariño dirige Ayer maravilla fui, una historia de amor no limitada por el cuerpo

La historia se centra en una chava solitaria y un ente que tiene la condición de usurpar cuerpos (CORTESÍA)
Espectáculos 23/09/2016 00:08 César Huerta / Corresponsal Actualizada 00:08

[email protected]

Hace años el realizador Gabriel Mariño vio el filme Los usurpadores de cuerpos, con Donald Sutherland, y desde el título se volvió loco.

La historia de terror y ciencia ficción se le quedó en la mente y comenzó a pensar qué haría si la gente tuviera la capacidad de cambio corporal.

Pasó el tiempo y dirigió su ópera prima, Un mundo secreto, que ya le está reportando ganancias personales, aunque pequeñas, pero nunca dejó de pensar en aquella cinta original de fines de los 70.

Así que comenzó a escribir un guión que ahora tiene como eje central el amor que trasciende de todas las formas posibles, bajo el título Ayer maravilla fui, ahora en rodaje.

“Se trata de un ente que por alguna situación que nunca se sabrá, tiene esta condición de usurpar cuerpos y los usa a veces por semanas, a veces por día, sin que él elija en donde va a estar”, dice durante un receso del rodaje.

“La historia es que este personaje está enamorado de Luisa, una chica que corta el cabello y él comienza siendo un viejo, luego es una chica y luego un joven”, detalla.

La casa del ente ha sido acondicionada en un edificio del Centro Histórico de la Ciudad de México. El día de la visita al set se encuentran Siouzana Melikian (Morgana) en el papel de la estilista y Sonia Franco (Los insólitos peces gato), quien interpreta a un anfitrión del ente.

“Luisa es un personaje solitario, una chava que solamente sobrevive, no tiene grandes pasiones ni emociones por la vida, es solitaria, muy gris y cuando empieza a tener interacción con cierto persona, cambia”, comenta Melikian.

Franco expresa que la atracción que su personaje debe mostrar por ella, debe ser tenue. “Sigue yendo a la estética a visitarla, verla y entablar una relación con ella, es una aventura, un riesgo, pero que tiene sentido”, apunta.

Finalmente, destaca Mariño, es una historia para pensar que el amor por alguien puede trascender el tiempo, cuerpos, rostros e incluso género.

Ayer maravilla fui costará alrededor de cuatro millones de pesos, una séptima parte del promedio de producción en México, provenientes en su totalidad de inversión privada.

Siouzana misma ha contribuido a la búsqueda de recursos económicos.

Será hecha íntegramente en locaciones de la capital mexicana.

Temas Relacionados
Ayer maravilla fui

Comentarios