Se encuentra usted aquí

Hazte fan de hueso colorado

¿Siempre has querido ser fan de algo? Lógralo con estos tips, eventos y lugares en la ciudad de México
Desde internet hasta La Lagunilla, pasando por mercados y contactos con otros coleccionistas (ARIEL OJEDA, CYNTHIA CARRILLO, AGUSTÍN SALINAS. EL UNIVERSAL)
17/12/2015
04:28
Miguel Ángel Teposteco, Humberto Montoya, Daniela Mora, Aura Ramírez y Guillermo Orta
-A +A

[email protected]

Debajo del brazo, Nahim Quintana sostiene el casco del gobernante que aterrorizó a toda la galaxia, Darth Vader. Este coleccionista de Star Wars está rodeado de miles y miles de personajes: cazarrecompensas, destructores intergalácticos, músicos alienígenas y toda clase de figuras de acción de la saga, desde las piezas más viejas de los 80, hasta los protagonistas de la recién estrenada El despertar de la fuerza.

“Yo empecé desde chavito. Mis tíos me pusieron las películas. Me superclavé y empecé a convertirme en fan. Las películas las veía todos los días”.

Él describe un fanatismo que inició como el de muchos capitalinos y que se ha vuelto internacional, con un rango que ha abarcado diferentes aspectos de la historia de ciencia ficción; miniaturas caricaturizadas, naves caza que parecen flotar al ras por las habitaciones de sus oficinas y ositos de peluche caracterizados como Chewbacca, Darth Vader y ¡un Stormtrooper!

Aunque suele conseguir las figuras en línea, la cacería de objetos relacionados ha tenido su toque urbano y similar al de cualquier colección temática en la ciudad de México: “Encuentro en La Lagunilla, Ebay, en el mercado de La Doctores, en segunda mano. Hoy en día hay millones de formas de comprar, en Facebook o en fanpage”, además de foros de Internet que poseen un valor para los creadores de la saga, pues LucasFilm y Disney toman en cuenta opiniones.

“Te puedes conectar con los fans. Estar en contacto con ellos, ver las nuevas figuras, lo nuevo que hay, de juguetes, de películas, de figuras de acción. Expocoleccionistas o en la Mole Comic Con”, detalla.

A años de iniciada su colección, sus personajes favoritos son el mafioso Jabba el Hutt, y el sirviente del lado oscuro Darth Maul, famoso por usar con mucha destreza un sable doble de luz, además de su temible apariencia rojinegra. Fan fiel a las primeras películas de la saga (los episodios IV, V y VI), admite que verá la nueva entrega de Star Wars “20 veces de aquí a que acabe el año”. Y pese a todo este fanatismo, el coleccionista, con una sonrisa, admite que podría ceder su recopilación: “Sé que mi colección no es para siempre. Creo que la vendería a dos personas. Alguna que la quisiera para apoyar una causa (altruista). O a otro coleccionista, alguien que le dé seguimiento”.

La mansión de Harry

Entrar a esta casa es una experiencia inolvidable para todo fan de Harry Potter ya que Asher posee la colección de memorabilia más grande del mundo, y no es una exageración, pues un Récord Guinness lo respalda.

Actualmente tiene más de 4 mil objetos del mundo del niño mago, los cuales van desde revistas, piezas únicas, juguetes, juegos de mesa, peluches, muñecos y hasta ediciones de distintos idiomas que Asher ha hecho hasta lo imposible por conseguirlos.

El museo es único en su tipo y visitarlo requiere de tiempo, ya que a cada paso que uno da se encuentra con cosas únicas de la saga y que invariablemente obligan al visitante a recordar cada una de las películas; además invita a la gente a sentarse y disfrutar de cualquiera de las películas en una pequeña sala de cine.

“Me di cuenta que entre mi casa y la de la familia ya tenía acumulados bastantes objetos. No gastaba en nada, ni en ropa, ni viajes, ni nada más... todo era Harry Potter. Fue mi forma de vivir el fanatismo”, recuerda sobre el inicio de su colección.

Aunque revela que el proceso para que Guinness le reconociera su colección fue arduo y requirió de mucha paciencia: “Es fantástico las caras que veo de repente y la colección tiene un nuevo significado para mí desde que la empecé a mostrar. Sean o no sean fans, esta colección es testimonio de 15 años de fenómeno social y mundial”.

El joven no tiene una idea de lo que ha gastado en todos los objetos aunque adelanta, entre bromas, que no le gustaría hacerlo por salud mental. Comenta que está buscando un nuevo lugar al cual llevarla, por lo que podrán visitarla hasta el 31 de diciembre.

Mantente al día con el boletín de El Universal