La guerra de Harrison Ford y Carrie Fisher

Espectáculos 15/12/2015 03:40 Mario P. Székely Actualizada 09:41

Antes de la premier de 'El despertar de la fuerza', cuentan cómo fue volver. "No quería verme 40 años después", dice ella

[email protected]

Gráfico. El renacer de Star Wars

Noche de estrellas y no solamente en el horizonte, sino en la infinita alfombra roja que condujo al talento involucrado en Star Wars: El despertar de la fuerza (2015), que tuvo la primera proyección ante la comunidad de Hollywood.

Tal como sucede cada año en la entrega del premio Oscar, el teatro Dolby fue el recinto que cobijó al mundo del cine. Las calles del vecindario turístico del Hollywood Walk of Fame, donde las huellas del reparto original de Star Wars dejaron sus huellas tras el fenómeno que se volvió en 1977 el filme de George Lucas fueron cerradas desde el viernes pasado, mientras que el Teatro Chino y el Captain Theatre —sala de gala de los Estudios Disney— se prepararon para recibir anoche a la película más anunciada de 2015 y con mayor anticipación, tal vez, de este siglo.

“Decidí regresar al universo de Star Wars porque esto de actuar es lo que hago. Es lo que me divierte hacer a mí. Siempre será lindo estar involucrado en algo que la gente siente apetito.

“Y me gusta trabajar con la gente que realmente admiro. Pensé que sería algo divertido y al final si nos divertimos. Además de la oportunidad de trabajar con J.J. Abrams como director, a quien le he seguido la pista desde hace años”, confesó Harrison Ford fuera de su tono más solemne de su personaje emblemático Han Solo.

A sus 73 años, Ford ha aceptado este año ser prácticamente el embajador de la séptima cinta de Star Wars, después de décadas de no aparecer ni en convenciones, ni en eventos de fans. Ahora luce agradecido y hasta con semblante de sorpresa de que aún hay vida para Han Solo, 32 años después que lo vimos festejar con esos peludos Ewoks en El Regreso del Jedi’.

“Es difícil definir las diferencias entre las primeras Star Wars (1977-1983) y El despertar de la fuerza, pero puedo decir que regresar a filmar Star Wars te brinda un sentido de familiaridad. Se siente bien. Es bueno estar de regreso a casa, como Han Solo lo dice en los avances fílmicos.

“Estoy consciente del valor que se le ha puesto en estas películas por el público. Y estoy muy agradecido de que esa trilogía la han pasado de generación a generación, a través de las familias. Y que aún hay una audiencia para nosotros que estuvimos en las películas originales”, compartió Ford.

A su lado, Carrie Fisher, famosa por su personalidad de Princesa Leia, quien se volvió también un icono pop con su peinado de “cebollitas”, se sumó al sentido de agradecimiento a Ford.

“He encontrado que Star Wars es realmente una experiencia familiar. Durante estos años ha venido gente que me dice: ‘Por fin le estoy enseñando esto a mi hijo y no podía aguantarme que ya cumpliera seis años’.

“Cuando te sientas con tus hijos y los observas ver la película, siempre aprendes algo de ellos. Tal vez les guste el mismo personaje. Me encanta en Halloween ver a las familias enteras vestirse de los personajes de la saga, lo encuentro eso tan cautivador… porque Star Wars’ es una película muy emotiva”.

El despertar de la fuerza, explica, es el paso de antorcha generacional, cuando conocemos al personaje de la joven excavadora Rey (Daisy Ridley) en su llamado de la fuerza, topándose en su camino con personajes como el de Han Solo y Leia, que para ella eran meras historias de leyendas.

Para los veteranos, el tiempo ha sido verdadero lado oscuro de la fuerza que Ford y Fisher tuvieron que enfrentar en su retorno, como el actor de Han Solo, quien se repuso de una ruptura de pierna en pleno rodaje y regresó semanas después a filmar la película.

“Me preocupaba mi mala memoria. No recordar mis parlamentos. Eso fue terrorífico. Estaba muy nerviosa porque pasaron 40 años para algunos de nosotros… y no tenía muchas ganas de verme a mí misma proyectada en una pantalla gigante. Ese miedo permanece aún”, confiesa Fisher de 59 años, con su característico sentido de humor negro.

Con el misterio aún sobre la presencia de su personaje en esta historia, Mark Hamill, de 64 años, hasta la noche de la premier no había dado declaraciones a la prensa. Disney y Lucasfilm LTD acordaron no revelar mucho del misterio ni los detalles del argumento, hasta que el mundo entero vea el filme por primera vez, que en México será mañana a la media noche y en Estados Unidos el jueves.

“Es muy divertido jugar con estos juguetes otra vez. Ha sido una gran experiencia. Me emociona que la gente sigue encontrando en Star Wars valor en interpretar la vida de alguna manera. Es muy gratificante todo esto”, comenta Ford, quien también se reunió en el set con otros veteranos como Peter Mayhew (Chewbacca), Anthony Daniels (C-3PO) y Kenny Baker (R2-D2).

Comentarios