Primero asaltan el hipódromo y luego corren por su vida

La cinta Pura sangre, en rodaje, se centra en una banda de rateros y un capo cruel

Carmona (Joaquín Cossío) enfrente a los asaltantes en el jardín de su casa (CARLOS MEJÍA. EL UNIVERSAL)
Espectáculos 07/09/2015 00:56 César Huerta Actualizada 00:57

[email protected]

“Quieres que el perrito alce la patita?, ¿quieres que el perrito ya no se meta a la cocina?”, pregunta el capo Carmona, con voz dura, autoritaria, al hombre que tiene enfrente, atado de manos y con una lima entre los dientes.

“¡Carmona, we.... cálmate!”, exclama otro hombre que, como la víctima, se encuentra anulado.

Y entonces, mientra al otro lado del jardín se realiza una fiesta infantil, en el interior de una recámara Carmona saca rápidamente la lima, extirpando dos dientes de su enemigo.

Esta es una de las escenas del filme Pura sangre, thriller policiaco mexicano que se encuentra en rodaje en el DF. Carmona es interpretado por Joaquín Cosío y el torturado pertenecen a una banda que asalta el hipódromo.

“La película —cuenta Noé Santillán-López, el director— trata de lo que pasó después del robo, todo el tiempo los personajes van corriendo por sus vidas. Esta escena es trágica porque vamos de un lado a otro, lo que en uno es el mago sacando el conejo, en otros son golpes; Carmona es quien los mete en este problema y deben resolverlo”,

La banda es integrada por Mauricio Argüelles, Luis Roberto Guzmán, Adrián Vázquez, César Rodríguez y Ruy Senderos. El primero es el rudo, el segundo, su leal hermano, después el que nadie sabe si es confiable o no, y el último, el chavo que va a ir creciendo en el transcurso de la historia.

Pura sangre es producida por Epoca Films y la actriz Martha Higareda.

“Hemos tenido un angelote en la película, estábamos en una persecución a pie, pasaban coches y de pronto un stunt perdió el control y saltamos. Luego ves la toma y se ve espectacular; se ha explotado una ambulancia, todo ha salido bien, es del cine que se hace poco en México”, destaca Argüelles.

César Rodríguez ha tenido la oportunidad de diseñar a su personaje, lleno de tatuajes en brazos. “Unos son míos, los demás se hicieron y pude darle mi interpretación a mi papel”, explica. El guión es de Francesco Papini, mismo de la serie El diez y que funge también como productor. “Mil veces hemos visto en el cine que asaltan un banco, un casino o casa de apuestas, la idea del hipódromo es de cierta manera original, apunta. El largometraje sería estrenado en 2016.

Comentarios