La vida después del streaming

El 'on demand', 'los influencers', la realidad virtual y la aumentada, el presente está marcando nuestro futuro

"Orange is the new black", una serie audaz para ser vista en cualquier momento. FOTO: Especial
Espectáculos 15/10/2016 00:20 Jesús Díaz Ciudad de México Actualizada 00:21
Guardando favorito...

¿Qué dirán de nuestros días las generaciones futuras? Al hojear ediciones pasadas de entretenimiento de EL UNIVERSAL —la manera en la que la gente ocupaba su tiempo libre—, uno puede casi percibir esa sensación de estar sentado en un cine con  más de 7 mil personas para el gran estreno de una película mexicana.

Nuestro presente es diferente. En 100 años un lector curioso encontrará en nuestras letras un mundo tan distinto como melancólico; hará un recuento de cómo veíamos series  en streaming con calidad cinematográfica en la comodidad de nuestro sofá, en imágenes y sonidos de alta definición, con temáticas cada vez más incluyentes y entretenidas. Verá, ese lector del futuro, el inicio de algo que llevó al entretenimiento a otros niveles: la personalización.
En 2016, el desarrollo de la  realidad virtual nos ha permitido ver cortometrajes y videos en 360; vemos transmisiones en vivo desde nuestras redes sociales; y alteramos  nuestro entorno con la realidad aumentada: los jóvenes de este año caminan  por los parques buscando seres que aparecen en las pantallas de sus dispositivos.

Habría que decirle a ese espectador venidero que hoy los entretenedores de oficio (actores, músicos o creadores de todo tipo) han cedido su espacio a los influencers: gente sin la preparación clásica pero con un ingenio tal que ha sabido llamar la atención con una simple cámara y una edición ágil. Los youtubers tienen legiones de seguidores, los hay por montones y de todo tipo. 

Tampoco hay tiempo para mirar el televisor fijamente. Sí, la calidad ha mejorado, uno puede sentir que está en el lugar desde donde se transmite, pero nadie observa su pantalla solamente. La tv se escucha, nos acompaña, mientras entramos a una enmarañada invasión de distractores:  videos, memes (imágenes cómicas creadas por los cibernautas), decenas de  opiniones, noticias reales y falsas.  El lector del futuro sabe bien que esto es el inicio de algo; a nosotros nos toca hacer que ese algo sea prodigioso.

 

rad

Temas Relacionados
100 años de EL UNIVERSAL
Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios