Tarea pendiente en mercados

Editorial EL UNIVERSAL

A pesar del avasallamiento de centros comerciales, grandes supermercados y tiendas de conveniencia, los mercados en la ciudad de México y en el país representan el lugar habitual de compra de miles de personas, principalmente amas de casa, que recorren sus pasillos para adquirir el alimento que todos los días pondrán en sus mesas y numerosos artículos más.

Por ser lugares públicos, se esperaría que contaran con medidas de protección civil y de prevención ante eventualidades, pero no es así. EL UNIVERSAL informa hoy que sólo ocho de los 329 mercados públicos de la capital del país tienen un Programa Interno para salvaguardar la integridad física de las personas que ahí laboran o acuden a esos lugares.

El sismo del 19 de septiembre evidenció la necesidad de que administradores y locatarios de los mercados conozcan cómo responder ante una emergencia.

A poco más de tres meses del terremoto, propietarios de establecimientos en mercados de las delegaciones Tláhuac y Xochimilco —entre las más afectadas por el temblor— reconocen que ese día se vivieron momentos de caos y confusión por no saber qué hacer ante un sismo.

Hasta ahora no hay claridad sobre el área que debe supervisar esa materia. La Secretaría de Protección Civil asegura que es una tarea que compete a las delegaciones, pero autoridades de Azcapotzalco y Coyoacán afirman que no es de su competencia. Sólo tres de las 16 delegaciones informaron que preparan programas de capacitación a los locatarios. Milpa Alta es la única demarcación que reporta que siete de sus nueve mercados tienen un programa de protección civil. Miguel Hidalgo registra sólo un mercado con ese tipo de prevención. En el resto no hay información o justifican la falta de los programas por el elevado costo que representa.

Para tener acceso a un programa de protección civil es necesario erogar casi 10 mil 500 pesos; para un negocio pequeño puede ser complicado cubrir esa cantidad, pero en los mercados públicos hay al menos medio centenar de establecimientos por lo que cada locatario tendría que pagar una cantidad mucho menor.

En la protección de vidas no se deben escatimar gastos ni esfuerzos. Como compromiso con los clientes que reciben cada día, los mercados públicos tendrían que poner en marcha ese tipo de programas. Y como señal que les interesa que se cumpla la ley, las delegaciones harían bien en exigir ese tipo de programas de manera especial a los mercados. Se ha avanzado mucho en materia de prevención y el paso debe mantenerse.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios