Es tiempo de mudanzas…

Eduardo Rincón Gallardo

Leyendo la prensa tan llena de comentarios al respecto y pensando en las regiones Mesoamericanas, reconozco que la sismicidad en nuestro territorio es una “Condición preexistente e inherente”, esto es va con el lugar, su geología, sus edificaciones, y su gente; es la nuestra una gran región de regiones, en estado sísmico permanente como la califica Luis Unikel.

Cada “evento sísmico mayor”, produce una Crisis y la condición de Crisis es que nadie la espera.

Y da pie a que se produzca una Coyuntura, que por definición según > Fernando Bradel “, es la combinación de factores y circunstancias contingentes y cambiantes que caracteriza una situación en un momento determinado.

Es el nivel de tiempo histórico intermedio entre la larga duración y los acontecimientos puntuales. Sea pues, estamos gestionando esta nueva coyuntura con más o menos habilidades, y vamos dando respuestas que acosadas por la opinión publica y la ambición propia de la política que estará siempre sometida a un principio de incertidumbre tratan de resolverla y siempre desembocan en la Reconstrucción.

Este valle del Anáhuac al decir de Octavio Paz, de cuerpo transparente atado a la piedra solar, permanece dividido roto regado en partes distantes, descompuesto sin digerir bien a bien su condición telúrica, con códigos de conducta atados por la magnífica solidaridad de unos para con otros y el amor al prójimo.

Hay que reconocer que hacemos mucho y gracias al aprendizaje por refuerzo, sabemos más ; notable que se hable de códigos y protocolos antisísmicos, brigadas de rescatistas , de protección civil y coordinación entre autoridades y también dudas y preguntas de la sociedad sobre la probidad y eficacia de funcionarios asociados a la gestión de la coyuntura , que se ventilan en lo publico; sin embargo tendemos a sobreestimar el efecto de estas tecnologías a corto plazo y subestimar su efecto en el largo plazo. (Roy Amara dixit).

Muchos aquí hemos vivido y sobre vivido varios temblores, y parte de lo que estos nos enseñan, que es mucho, está que se establece un ciclo, que nos envuelve de manera intuitiva pues pensamos que de seguirlo nos llevará a la supervivencia. Si, un ciclo no escrito pero que sucede cada vez igual y seguramente se repetirá en el próximo evento. Este hallazgo lo defino como “la conducta lineal y automática de las personas para preservar, los bienes materiales, las instituciones, los partidos políticos y la buena conciencia pública y privada”.

El Ciclo se forma así y se constituye en un paradigma, un modelo para resolver problemas y avanzar en el conocimiento:

SISMO – CRISIS - COYUNTURA - RECONSTRUCCIÓN

Como reflejo de los impulsos editoriales, de las noticias en la prensa escrita y digital algunas sin contexto, se manifiesta la impaciencia de la sociedad civil sobre las administraciones públicas que como ya dije, gestionan el ciclo y que a todos los niveles sirve para exhibir su estado actual de eficacia, que en general derivado de llevar al extremo la practica de empleo por apoyo político, como prebenda y pago y que confunde hacer política con la tarea de administrar la cosa publica, han retrasado la inevitable capacitación y consolidación de un servicio civil de carrera en municipios, , estados y federación, que nos daría mejores operadores del territorio y mas recursos de todo tipo para la planeación y el urbanismo. Parte de los conceptos centrales de la reforma urbana indispensable y urgente que le debemos a la sociedad y que debe ser tema en el futuro electoral por venir.

Al ciclo que aquí comentamos y como producto de ese aprendizaje por refuerzo habrá que agregarle y pronto otra función, esta a diferencia de las demás que se agotan pronto, es de largo plazo y permanente.

La reordenación urbana y la protección ecológica

No basta con Reconstruir que es la acción de volver a construir lo edificado previamente, a la vez hay que reordenar que es la acción y efecto del que junta las cosas y las pone en orden. Y esto es el urbanismo que en este país no ha acabado de escribir su historia.

Será a través del tiempo y de ajustes sucesivos en la legislación en la planeación y en los instrumentos para la gobernanza que saldremos poco a poco de esta sobrevivencia de lo provisional y de la aplicación de políticas publicas que hoy entre otras cosas solo sirven para paliar la coyuntura.

Dentro de estos instrumentos de gestión debemos darnos el tiempo para pensar de manera colectiva que hacer para que los limites políticos de las ciudades centrales no nos impidan la planeación y gestión regional, para lo que se requiere más que la figura de las comisiones de conurbación.

Es tiempo de evaluar la posibilidad de subrogar facultades constitucionales de la federación, estados y municipios a favor de organismos regionales de participación tripartita; para alinear de manera permanente las diferentes legislaciones, los planes de reordenamiento y sus programas de desarrollo económico y físico, la permanente depuración y reforma de los instrumentos de gobernanza, la ejecución de obras de infraestructura y transporte de nuestras conurbaciones y la informática “socio-urbana”.

Es tiempo de mudanzas, este aire amarillo del otoño transporta el murmullo de los valles que dicen preservemos la vida y el de una joven sociedad que quiere buscar con el acompañamiento colectivo, las nuevas formas de gobernar los territorios metropolitanos, en donde florezcan otra vez las ideas y los principios que dieron origen a nuestra nacionalidad. Donde vivir en paz y con la indispensable presencia de la poesía, de >lázaro miranda< ….

Juntando pequeñas piedras
Unas moleculares, como las ideas primarias,
Llegaremos a construir un idioma que
Exprese la terrible angustia de descubrir
La levedad de uno mismo.

Juntando pequeñas flores,
Unas microscópicas, como las esferas
Del tiempo, llegaremos a construir el nuevo paisaje
Que muestre el rostro de la vida ya vivida
Y el perfil de la esperanza.
 

Presidente de la Junta de Honor
de la Asociación Mexicana de Urbanistas AC

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios