23 | ENE | 2019

Se encuentra usted aquí

Los Encuentros de Cocina Tradicional

21/09/2015
01:21
-A +A
Un modelo exitoso de turismo en México

La gastronomía mexicana, es testimonio vivo del devenir de un pueblo rico en historia, tradiciones y sabores, que se manifiestan y renuevan constantemente en los diferentes momentos de la vida de las comunidades, llenas de expresiones culturales, que enorgullecen y fortalecen la identidad de nuestro estado.

Con el objetivo, desde sus orígenes, de difundir el valor de la cocina michoacana, así como fomentar la visibilización de las cocineras y cocineros como protagonistas de un evento que en sí mismo es muestra de la pluriculturalidad y permanencia de una tradición viva, nacen en Michoacán en el 2004 los Encuentros de Cocina Tradicional.

Hoy, después de once años, los Encuentros de Cocina están consolidados; basta mencionar que a la fecha se han realizado de manera ininterrumpida 13 ediciones estatales y hace apenas unos días el Primer Encuentro Nacional de Cocina Tradicional con el liderazgo del Gobierno de la República a través de la Secretaría de Turismo y el Consejo de Promoción Turística de México; poniendo de manifiesto la riqueza que se resguarda en ese nicho de historia y sabor que es la cocina, dándose cita en un solo espacio las mejores cocineras y cocineros, para presentar sus platillos de rescate e innovación, cuyas recetas han recibido de sus mayores a lo largo de su historia familiar, resguardadas con celo y cuidado, y que solo pasarán a sus hijos, cuando sea el momento oportuno.

Al fomentar la valoración del patrimonio gastronómico como uno de los ejes culturales de mayor tradición y promover las expresiones más auténticas de la comida, así como su diversidad, se busca apoyar a las cocineras y cocineros para que esos saberes de conviertan en beneficio económico, a través de la generación de proyectos de desarrollo y de la creación de productos turístico – culturales.

Pero más allá de un evento periódico, los Encuentros de Cocina se han convertido en el foro para dar seguimiento y trabajar en las diferentes regiones durante todo el año; se han impulsado desde la Secretaría de Turismo programas para construir, mejorar y habilitar cocinas tradicionales, capacitar a las cocineras en rubros importantes para el turismo como lo es el manejo higiénico de alimentos, servicio al cliente y costos, además de desarrollar un programa permanente de promoción gastronómica.

Por los caminos de Michoacán, llegamos a un pequeño poblado del municipio de Quiroga, es en Santa Fe de la Laguna donde encontramos a María Inés Dimas, aquí, donde Tata Vasco fundara el primer Hospital Pueblo, vive esta mujer de mediana estatura, tez morena y cabello entrecano, el respeto que le dan las mujeres de su comunidad, nos permite adivinar que es ella a la que tanto hemos buscado, la Maestra Cocinera de la plaza grande, sin duda los años le han dado una gran sabiduría, ella con una sonrisa amable, nos da la oportunidad de conocerla un poco más:

“Desde que tenía 5 años yo ayudaba a mi abuela a cocinar, no teníamos recetas ni libros, yo aprendí practicando, imitaba lo que ella hacía, ella me enseñaba con su mano a medir las cantidades, así mi pequeña mano fue aprendiendo poco a poco a calcular las porciones correctas; ya que yo tenía más fuerza, aprendí a usar el metate, el metate que hoy utilizo es el que ella me heredó, es el tesoro más grande que una cocinera purépecha puede tener. Todos los días recuerdo a mi abuela, parece que puedo oírla todavía diciéndome: Inés, a ese churipo le hace falta sal, su recuerdo me guía para que mis platillos queden sabrosos. Nunca le he dicho a nadie mi secreto, pero hoy se los voy a compartir: el consejo más importante que me dio mi abuela fue que preparara mi comida contenta y para el agrado de los que iban a probarla. Cuando empiezo a cocinar me encomiendo a Dios para que todo lo que salga de mi cocina quede rico, esa es mi única receta.."

Sin duda, la inscripción en la lista representativa del patrimonio intangible de la humanidad, a la cocina tradicional del país, otorgada por la UNESCO en el 2010, es motivo de orgullo, en particular por el hecho de ser Michoacán la ventana de muestra, el paradigma, para adentrarse a la diversidad cultural de México expresada a través de la comida.

Más allá de un rico sabor, la magia y la historia que envuelve cada tortilla es única, además del gusto, las experiencias llegan a través de todos los sentidos, la vista, el olfato, el oído y el tacto, complementando así un placer sin igual, aquel que surge al adentrarse a una auténtica cocina tradicional.

Un viaje por este estado va más allá de sus muchas bellezas naturales, valores históricos y culturales: es también disfrutar de sabores exquisitos, para todo aquel que gusta saborear y conocer la espléndida cocina  hecha por las manos mágicas de las cocineras tradicionales que esperan siempre a los visitantes con la mesa puesta, en este hermoso lugar al que le llaman el alma de México.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios