23 | FEB | 2019
Tamara Vega es una exponente destacada del pentatlón femenil mexicano; fue undécima en Río 2016 (COM)

Llegará a Tokio en su punto

30/11/2016
00:37
Adriana Díaz Reyes
-A +A
Tamara Vega tendrá 27 años para la justa de 2020; cree que para entonces estará en su mejor forma deportiva

[email protected]

Con 23 años de edad y dos ciclos olímpicos en su trayectoria, Tamara Vega está segura de que alcanzará su mejor forma deportiva en cuatro años más, durante la justa veraniega de Tokio 2020.

La pentatleta, quien tuvo pocas semanas de descanso después de su participación en Río 2016, ya regresó a competir, pues no quiere perder tiempo de cara a sus compromisos internacionales.

“Voy a llegar a Tokio con 27 años, mucha experiencia internacional y más madura. Creo que en cuatro años más tendré buenas posibilidades de mejorar lo conseguido en 2016 si no pierdo de vista mis objetivos y entreno fuerte”, comentó la seleccionada nacional, quien participará en el Campeonato Nacional de la especialidad que definirá a la selección que participará en las Copas del Mundo en 2017.

Vega es una de las figuras actuales del pentatlón femenil. Llegó a la Ciudad de México con apenas 14 años de edad y dos después se integró a la selección nacional.

Desde entonces, la pentatleta ha cosechado importantes logros en competencias como los Juegos Olímpicos de la Juventud, Juegos Centroamericanos, Panamericanos y Olímpicos.

“He tenido muy buenos resultados en mi carrera y espero que vengan mejores los próximos años. En mi deporte influyen muchos factores externos para poder conseguir una medalla, pero en lo que se refiere a esfuerzo voy a dejar todo para poder alcanzar otro histórico resultado en los próximos Juegos Olímpicos”.

El deporte le ha dado revanchas a Tamara. En su primera participación olímpica en Londres 2012 cayó del caballo, lo que la relegó al último sitio de la competencia. Pero no claudicó.

Cuatro años después fue una de las primeras en obtener su boleto para los Olímpicos de Río de Janeiro 2016, donde obtuvo un histórico puesto 11 que la dejó con un buen sabor de boca.

“Todo ha sido un proceso de aprendizaje. Califiqué a mis primeros Juegos después de los Panamericanos de Guadalajara de 2011 y me sentí muy orgullosa porque fue la consolidación de un sueño, después llegaron los Panamericanos de Toronto y Río, ambas experiencias aleccionadoras y que me ayudaron a madurar”, destaca la deportista, novia del medallista olímpico de bronce, el boxeador Misael Rodríguez.

Tamara entrena desde hace algunos años con Sergio Escalante, con quien se entiende a la perfección y quien también pronostica una buena participación de la pentatleta en Tokio.

TEMAS RELACIONADOS

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios