2

El 'Perrito' que conmovió a México

La muerte del hijo del Perro Aguayo fue uno de los mayores fenómenos noticiosos del año
Perros del mal (DAVID PEÓN)
19/12/2015
03:30
Marco Sotelo
-A +A

[email protected]

¿Dónde están perros? ¿Dónde están perros?”... Allí estaba, tan ‘can’ como siempre. Con su atuendo de batalla negro, impecable, vestido de luto. No sabía que sería su final.

El 20 de marzo de 2015, Pedro Aguayo Jr. fue ovacionado. El líder de los ‘Perros del Mal’ protagonizó la batalla estelar de la función en el Auditorio Municipal de Tijuana. Rey Mysterio Jr., su rival, ejecutó unas tijeras voladoras para sacar al ‘Hijo del Perro’ del cuadrilátero. El ‘Can menor’ salió proyectado y se golpeó el cuello con el filo del ring.

El ‘Perrito’ regresó al enlonado visiblemente aturdido. Mysterio le aplicó unas patadas de canguro. Aguayo se fue de bruces, inconsciente, y quedó colgado en la segunda cuerda.

No despertó jamás.

Esa noche todo falló. El ‘Hijo del Perro’ se desvaneció sobre la soga. Mysterio Jr. trató de aplicarle la 619, mas no tuvo respuesta. Se preocupó por su compañero y preguntó sorprendido “¿qué onda?”. Sin nadie que le respondiera, el profesional continuó con el espectáculo.

Konan, ex luchador y aquella noche líder de la esquina ruda, intentó provocar una reacción. Le movió la cabeza de un lado a otro, lo empujó con cierta brusquedad y después se detuvo el combate para atender al vástago del ‘Can de Nochistlán’, quien yacía inerte sobre la lona.

Llegaron los servicios médicos, lo evaluaron y no pudieron sacarlo en la camilla, lo hicieron sobre una puerta de madera. Entre empujones y desconcierto evacuaron al luchador, lo llevaron a una ambulancia, pero su rostro amoratado delató lo inevitable. Arribó al hospital Del Prado ya muerto.

Se señaló a Rey Mysterio Jr. como el culpable, pero la autopsia reveló que el gladiador sufrió fractura de las primeras tres vértebras cervicales y daño en la médula espinal, lo cual fue provocado por un “accidente de la profesión”.

Pedro Aguayo Ramírez murió durante las primeras horas del 21 de marzo de 2015, a los 35 años de edad. Fue hijo de una de las grandes leyendas del pancracio nacional y no defraudó a su padre.

Dueño de sus ladridos. Nació en la Ciudad de México el 23 de julio de 1979 y debutó como profesional a los 15 años de edad, en el Auditorio Río Nilo, en Tonalá, Jalisco. Lo hizo como técnico en una función de la AAA al lado de su papá.

En 2003 abandonó a la empresa AAA e ingresó al Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL).

Tan sólo un año después formó la agrupación Los Perros del Mal, cuando su sangre se hizo ruda y densa, después de mucho tiempo de ser parte del bando científico.

En 2008 se independizó y junto con los Perros del Mal formó su propia promotora.

En 2010 regresó a Triple A. Creó, junto a Konnan y Dorian Roldán, la fraternidad de La Sociedad.

Durante su trayectoria desencapuchó a tres luchadores (Draster, El Picudo y The Panther) y coleccionó 12 melenas. Fue campeón nacional de peso semicompleto, campeón nacional de parejas tres veces, ganador del trofeo Leyenda de Plata (2004), conquistó el Rey de Reyes (2012) y fue triunfador de Triplemanía XXII (2014).

INFORMACIÓN RELACIONADA

Mantente al día con el boletín de El Universal