24 | MAR | 2019
Florentino Pérez (der.) en la presentación de Zinedine como DT merengue (AP)

El hechicero hizo su magia blanca

27/12/2016
00:43
Daniel Blumrosen Juárez
-A +A
Zidane cambió el rostro del Real Madrid para llevarlo a la ruta del éxito

Aquella mañana del lunes 4 de enero, Zinedine Zidane reflejó mucha ilusión y nerviosismo durante su presentación como director técnico del Real Madrid. Cristalizaba uno de sus más grandes sueños, aunque también significaba un reto inmenso. Su primera oportunidad en la máxima categoría se daba al frente de un equipo que estaba a casi 10 unidades del entonces líder Barcelona.

Casi un año después, “Zizou” demostró que sus poderes mágicos también sirven desde el banquillo. Fino hechicero capaz de modificar el rostro del Real Madrid, club que tiñó de blanco 2016.

Es cierto que la desventaja en la Liga fue irremontable. Los Merengues finalizaron a una unidad de los catalanes, mas el rostro fue completamente distinto. Cristiano Ronaldo, Karim Benzema y Gareth Bale recuperaron el gusto por desequilibrar en la cancha. No podía ser de otra manera al ser entrenados por un hombre al que admiraron como futbolista.

La coronación en casa no llegó, pero sí la undécima Champions League. Los blancos tardaron 12 años en ganar su título continental número 10, pero sólo necesitaron un par para llegar al 11.

Zidane fue clave. Su buena relación con el plantel le dio la posibilidad de hacerse fuerte en el torneo continental. Las vicisitudes sufridas bajo el mando de Rafael Benítez quedaron en simple anécdota y, el sábado 28 de mayo en el estadio Giuseppe Meazza de Milán, volvió a proclamarse rey europeo tras vencer al Atlético de Madrid en serie de penaltis (5-3). Los 120 minutos finalizaron igualados a un tanto, pero los chicos del francés no erraron desde el manchón del área.

Éxito que remasterizó a un grupo seguro de sus capacidades. No pierde desde el 6 de abril, cuando el Wolfsburg le superó (2-0) en la ida de los cuartos de final de la Champions. Desde entonces, tiene 37 partidos oficiales sin derrota (29 victorias y ocho empates), racha que le permitió ganar el Mundial de Clubes y liderar la Liga española, con tres puntos de ventaja sobre el Barça y un duelo menos.

Números que dejan claro que el 2016 fue del Real Madrid.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios