Castro tiene una deuda personal

El defensor va por otra final y esta vez espera ganarla para los auriazules

Alejandro Castro ha respondido a la confianza de Memo Vázquez (PEDRO MERA. XINHUA)
Universal Deportes 08/12/2015 02:38 Daniel Blumrosen Juárez Actualizada 02:38
Guardando favorito...

Han pasado 926 amaneceres desde aquella lluviosa noche capitalina en la que Alejandro Castro imaginó que no volvería a contemplar el alba futbolística.

No era para menos. Su corazón se hizo añicos con la involuntaria desviada que inmortalizó a Moisés Muñoz y alargó la cadena de desilusiones cruzazulinas.

Desde entonces, el hoy volante de contención con los Pumas soñaba con jugar otra final. Quiere ayudar a que los universitarios borden la octava estrella en su escudo... Y de paso exorcizar a los fantasmas que le persiguen desde el 26 de mayo de 2013.

“Estoy contentísimo de estar aquí. Han sido seis meses realmente muy buenos”, comparte, orgulloso, el canterano celeste. “Hay que hacer un balance, tanto grupal como personal; estoy realmente feliz de encontrarme aquí y vamos a hacer todo lo posible, lo que esté en nuestras manos, para ganar la final”.

Se trata de una afrenta personal. Pese a asegurar que “ya es un tema muy tocado, ha pasado tiempo. Ojalá que podamos darle vuelta a la página. Estoy feliz por clasificar a la final”, esa jugada marcó a Castro ante los ojos del pueblo celeste, ese que ni se inmutó cuando se anunció que el chico fue negociado con los universitarios.

Vázquez le entrenaba en aquella versión de La Máquina, por lo que solicitó su fichaje. No se equivocó. Ha sido titular en 18 de los 21 partidos jugados por la institución en el Apertura 2015.

“Estoy contento de estar aquí. No sé si tuve que haber salido antes [de los Cementeros] o [haber] aguantado”, atina a decir. “Éste es mi presente y hay que disfrutar estar aquí”.

—¿Será la buena?

“Eso es lo que espero. Es una final... Hay que disfrutarla, jugarla y nada más”.

Aunque está consciente de que los Pumas deben mejorar mucho, con relación a lo mostrado durante los segundos 90 minutos de la semifinal ante el América.

“Todos sentimos lo mismo. Estamos conscientes de eso”, reconoce. “Tuvimos algunas opciones de gol y otra hubiera sido la historia si las concretamos, pero la realidad es que estamos en la final y hay que prepararnos mucho, salir a ganar”.

“Es lo mejor, donde todos queremos estar, por lo que trabajamos desde el inicio de la temporada, y es muy merecido estar en la final, porque hemos sido constantes”.

Guardando favorito...

Comentarios