Steelers, un ataque ¿de Super Bowl?

Ben Roethlisberger y los Steelers son candidatos a repetir la fórmula de los "Pats" en la campaña pasada

Reuters
Universal Deportes 21/12/2015 00:15 Iván Pirrón Ciudad de México Actualizada 00:15

 

La campaña pasada, Tom Brady y los Patriots ganaron el título de la NFL con un poderoso ataque aéreo que doblegó en el Super Bowl a la mejor defensiva del planeta. Este año, Ben Roethlisberger y los Steelers son candidatos a repetir la fórmula.

El “Big Ben” pasó para 380 yardas y tres touchdowns ante la defensiva de los Broncos, que llegó al juego con la etiqueta de la mejor de la NFL y también como la que menos yardas por pase aceptaba (promedio de 188.2 por partido).

Denver no le había permitido a un receptor más de 117 yardas en un juego esta temporada, pero ayer Antonio Brown atrapó 16 pases para 189 yardas y dos anotaciones, dándole a Pittsburgh (9-5) ventaja en la carrera por un boleto a Playoffs como Wild Card.

Los Broncos llegaron a tener ventaja de 17 puntos, pero la defensiva de los Steelers no permitió puntos en la segunda mitad; Denver tuvo que patear de despeje en seis series consecutivas entre el tercero y cuarto periodos, antes de que Brock Osweiler fuera interceptado. Las dos últimas ofensivas de los Broncos terminaron en downs.

La intercepción de Ryan Shazier preparó la escena para que Roethlisberger conectara una espiral de 23 yardas con Brown para el touchdown de la diferencia, a 3:34 del final.

Los Broncos (10-4) perdieron su segundo juego en fila y no pudieron amarrar el título de la División Oeste de la AFC, que ahora peligra con unos Chiefs (9-5) que han ganado ocho en fila y cierran ante Cleveland y Oakland.

Denver había ganado cuatro de los últimos cinco ante los Steelers y no perdía en Pittsburgh desde 1997.

Los Broncos controlaron la primera mitad, que ganaban 27-13; mantuvieron al “Big Ben” en 194 yardas, sin pases de touchdown, con una intercepción y lo capturaron en dos ocasiones.

Pero la historia cambió dramáticamente a partir del tercer periodo.

Sólo los ataques de Pittsburgh (402.9) y Arizona (417.5 hasta antes del juego de anoche) promedian más de 400 yardas por juego esta campaña. Por aire, los Steelers generan 289.7 yardas por juego, quinto mejor promedio de la liga.

Fue, además, el décimo triunfo en fila en diciembre del equipo del coach Mike Tomlin.

Pittsburgh ha ganado cinco de los últimos seis (su única derrota fue en Seattle) y gracias a este triunfo se ha colocado en el sexto puesto de la siembra en la AFC de cara a los Playoffs, debido a que tiene mejor récord que Jets ante rivales en común.

Los Steelers cierran el calendario regular con dos visitas en las que no deben tener problemas: en Baltimore y en Cleveland.

Y con esa ofensiva que hasta ahora luce imparable, créeme que nadie querrá lidiar con este equipo a principios de 2016.

PATRIOTS, CERCA DE AMARRAR

No son dominantes. No se parecen en nada al equipo de la campaña pasada. No es la franquicia de la que habla la prensa. No importa.

Los Patriots están a dos triunfos de terminar como el primer sembrado de la AFC y jugar, otra vez, toda la postemporada en casa tras vencer 33-16 a los Titans y mejorar su récord a 12-2.

Ahora lo único que necesitan los Patriots es vencer a dos rivales divisionales (Jets y Dolphins) como visitantes, y entonces los Playoffs tendrán que pasar por Foxborough por segundo año en fila y quinto desde 2007.

Desde 2001, Nueva Inglaterra tiene un impresionante récord de 71-19 en campaña regular contra rivales de la División Este de la AFC, incluido el 4-0 de 2015.

Ayer, Tom Brady completó 23 de 35 para 267 yardas y dos touchdowns, incluido uno a Rob Gronkowski.

El regreso de “Gronk” es lo mejor que le pudo haber pasado a Brady. Ayer lo buscó en 11 ocasiones y conectó con el ala cerrada cinco veces para 54 yardas.

La buena noticia para los Patriots (54-9 en diciembre desde 2001) es que surgió un reporte que indica que Julian Edelman (fuera desde el 15 de noviembre con una fractura en el pie) podría regresar para la Semana 17. La mala es que ayer otros tres jugadores resultaron lesionados: el receptor Danny Amendola (rodilla), el linebacker Dont’a Hightower (rodilla) y el safety Patrick Chung (cadera).

Son tantas las lesiones y bajas que ha sufrido el equipo de Bill Belichick, que Brady es el único jugador de la ofensiva que ha iniciado todos los partidos de esta campaña en la misma posición. ¿A la defensiva? Sólo cuatro: Rob Ninkovich, Chandler Jones, Malcolm Butler y Devin McCourty.

Por cierto, esa defensa logró ayer cinco capturas de quarterback; tiene al menos una en cada partido de la campaña. Los Patriots no lo consiguen en una temporada completa desde 1975.

EL FINAL PERFECTO

Graham Gano conectó un gol de campo de 43 yardas y Carolina (14-0) mantuvo su paso perfecto tras derrotar 38-35 a los aguerridos Giants, en uno de los mejores juegos de la Semana 15.

Cam Newton sigue dándonos argumentos para ser nombrado MVP: lanzó cinco pases de touchdown en el decimoctavo triunfo consecutivo de Panthers en campaña regular. Newton tiene 19 touchdowns en los cinco juegos más recientes y 33 en la temporada, una marca personal para el electrizante pasador de Carolina.

Si Panthers vence a Atlanta y Tampa Bay habrá igualado aquel 16-0 de los Patriots en 2007. Y parece que este equipo tiene todas las intenciones de hacer historia.

¿Un triunfo “feo”? ¿Poco convincente? Quizá, pero aquellos Patriots tampoco ganaron todos sus partidos por paliza: de sus ocho últimas victorias en 2007, cuatro fueron por cuatro puntos o menos, incluido el de la Semana 17, 38-35 ante los Giants, su rival, unas semanas después, en el Super Bowl.

Desde 1966, tres franquicias han iniciado con marca de 14-0 y las tres (Miami en 1972, Nueva Inglaterra en 2007 e Indianapolis en 2009) llegaron al Super Bowl.

En un juego en el que no tuvieron a Jonathan Stewart (tercero en la NFL con 989 yardas por tierra) debido a una lesión en el pie, Newton fue el mejor corredor de Carolina, con 100 yardas en ocho escapadas, seguido del novato Cameron Artis-Payne, con 14 intentos para otras 59 yardas.

Cam completó 25 de 45 para 340 yardas y rating de 116.9. Es el tercer juego en fila, y sexto en los últimos siete, que Newton termina con rating de 104.4 o más.

Newton se convirtió en el primer quarterback de la historia de la NFL con al menos 300 yardas por pase, 100 por tierra y cinco pases de touchdown en el mismo partido.

Ted Ginn Jr. atrapó dos pases de touchdown y ahora tiene seis en los últimos tres juegos.

Con la intercepción a Eli Manning, Carolina llegó a 22 en la campaña, líder de la NFL en ese departamento.

Lo de Odell Beckham Jr. es para otro apartado.

El muchacho es un superdotado, pero también un pésimo perdedor. Ayer sostuvo un feroz duelo con Josh Norman, el mejor esquinero de Carolina, y únicamente atrapó seis pases para 76 yardas y un touchdown.

Beckham Jr., frustrado, prefirió pelearse con Norman y en una jugada lo agredió con un golpe casco a casco que debió costarle la expulsión del partido.

“Estaba 15 yardas lejos y se fue directo a mi cabeza. Una locura”, dijo Norman.

Todo comenzó cuando Beckham Jr. dejó caer un pase de touchdown de las manos. A partir de ese momento, el receptor de los Giants perdió la compostura.

“Tiene la madurez de un niño”, dijo Norman de Beckham, quien fue castigado tres veces por conducta antideportiva.

Cuando la NFL revise el video de este partido, al “niño” le podría salir caro su berrinche.

A LOS PLAYOFFS

Arizona, Seattle y Green Bay regresan a la postemporada por segundo año en fila en la NFC.

Los Cardinals (12-2) son campeones de la División Oeste de la NFC, pero Seahawks (9-5) han ganado cinco en fila y Russell Wilson está jugando a su mejor nivel.

Con sus tres pases de touchdown ante Cleveland, Wilson se convirtió en el primer jugador de la historia de la NFL que lanza al menos tres envíos de anotación, sin intercepción, en cinco juegos en fila.

Los Packers (10-4) ganaron en Oakland y obtuvieron su boleto a la fiesta.

Cincinnati (11-3), de la mano de A.J. McCarron, venció a San Francisco y también clasificó a la postemporada.

Minnesota (9-5) y Washington (7-7) se acercaron un paso a los Playoffs, gracias a las actuaciones de sus jóvenes quarterbacks.

Teddy Bridgewater completó 17 de 20 pases (85 por ciento) para 231 yardas, con cuatro touchdowns, sin intercepciones, y además corrió para otra anotación en el triunfo de los Vikings, 38-17 sobre Chicago.

Kirk Cousins completó 22 de 28 (78.6%) para 319 yardas, con cuatro touchdowns, sin intercepciones, y también corrió para una anotación en la victoria de los Redskins, 35-25 ante Buffalo.

Es la primera ocasión en la historia de la liga que, el mismo día, dos quarterbacks completan al menos el 75% de sus envíos, con cuatro touchdowns, sin intercepciones y una anotación por tierra.

Es la Liga del Quarterback, ¿recuerdas?

Temas Relacionados
Aquí sólo football NFL

Comentarios