17 | FEB | 2019
Se considera a Palmira (Siria) una urbe que fue "uno de los principales centros culturales del mundo antiguo". FOTO: Archivo.

Confiscan en Ginebra obras arqueológicas de Medio Oriente

02/12/2016
11:54
Ginebra
-A +A
Tres de los objetos -el busto de un sacerdote y dos relieves funerarios- son restos arqueológicos de la ciudad de Palmira (Siria)

El Ministerio Público de Ginebra hizo pública hoy la confiscación de nueve objetos arqueológicos provenientes de Libia, Siria, y Yemen que se encontraban en puertos francos de la ciudad suiza, explicó la oficina del fiscal en un comunicado.

La resolución, emitida el 22 de noviembre, expone que seis de los bienes culturales confiscados, fechados desde el siglo IV a.C hasta el siglo III d.C, "fueron enviados a Suiza desde Catar" y al menos uno de los otros artículos llegó al país alpino desde los Emiratos Árabes Unidos (EAU).

Tres de los objetos -el busto de un sacerdote y dos relieves funerarios- son restos arqueológicos de la ciudad de Palmira (Siria), urbe que fue "uno de los principales centros culturales del mundo antiguo" y cuyas ruinas son Patrimonio Mundial de la Unesco.

Entre los objetos confiscados destaca la cabeza de una estatua de la diosa griega Afrodita encontrada en Libia, una muestra de la "helenización del norte de África".

El resto de piezas son originarias de Yemen y consisten en una mesa circular con decoración, una escultura que representa un sacerdote y tres estelas -monolitos decorados en una sola cara-, que, según el Ministerio Público, "reflejan la historia cultural de la península arábiga meridional".

Los objetos se almacenaron en los puertos francos entre 2009 y 2010 y no se detectaron hasta que un control de la administración federal de aduanas, llevado a cabo en abril de 2013, sospechó que habían sido obtenidos de forma ilegal.

En marzo del año pasado el Ministerio Público abrió un procedimiento penal para esclarecer los hechos, después de que la Oficina Federal de Cultura del país designara un experto que confirmó la autenticidad de los objetos.

Las pruebas reunidas durante la investigación llevaron al fiscal Gregory Orci a la conclusión de que "los bienes incautados habían sido saqueados" y, por ello, "su confiscación debía ser ordenada".

"La desaparición de tales bienes culturales o su destrucción, representan una pérdida irrecuperable tanto para el patrimonio nacional de los países de origen como para el patrimonio mundial", agregaron desde la oficina del fiscal.

A la espera de que se devuelva a sus estados de origen, los objetos se expondrán en el Museo de Arte e Historia, que se encargará de mantener las piezas en buen estado.

 

sc

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios