El negocio del marfil

La serie "Explorer" estrena el domingo la investigación del periodista Bryan Christy sobre la caza furtiva de elefantes en África

El trabajo de Bryan Christy revela datos sobre el negocio lucrativo que se ha usado para financiar grupos terroristas como el Ejército de Resistencia del Señor (CORTESÍA NATIONAL GEOGRAPHIC)
Cultura 16/09/2015 02:38 Abida Ventura Actualizada 04:13
Guardando favorito...

[email protected]

Hace unos meses, cuando el periodista de investigación para National Geographic, Bryan Christy, viajaba a través del aeropuerto internacional de Dar es Salaam en Tanzania, fue detenido por elementos de seguridad porque habían detectado algo extraño en su equipaje: un par de colmillos de elefante cuyo precio en el mercado negro alcanza miles de dólares. Pero en realidad se trataba de réplicas que el periodista había mandado a elaborar y a equipar con rastreadores GPS con el fin de llevar a cabo una misión, casi al estilo de Misión Imposible: localizar a los cazadores furtivos y exponer las prácticas del comercio ilegal de marfil en África.

“Sabemos dónde está sucediendo la caza furtiva, sabemos dónde se vende marfil, principalmente en China. He estado dentro de las fábricas de tallado de marfil en China, he estado dentro de las tiendas de todo el mundo, pero nadie había seguido el rastro de la selva hacia los puertos y a los compradores. Por lo tanto, la única manera en que se me ocurrió hacer esto, sería teniendo un rastreador en el sistema, y pensé en tratar de encontrar un rastreador para un contenedor, pero luego tienes que saber qué contenedor. Así que decidí ponerlo en el marfil”, recordó en entrevista telefónica Christy, quien publicó esta historia en la edición de septiembre de la revista National Geographic.

La arriesgada investigación que este corresponsal y veterano en la cobertura de tráfico internacional de vida silvestre realizó al sumergirse en territorios plagados de delincuencia y terrorismo ahora llegan a la pantalla con el documental Explorer: Marfil de Sangre, que se estrena este domingo 20 de septiembre, a las 21 horas, en National Geographic Channel.

Este trabajo de investigación también marca la llegada a Latinoamérica de Explorer, la galardonada y aclamada serie de NatGeo que ofrece contenidos realizados por los corresponsales de la sociedad geográfica que recorren el mundo en busca de notas culturales y políticas.

En el caso de Christy, su trabajo revela datos y detalles sobre la caza furtiva de elefantes en África y el comercio ilegal de marfil, un negocio lucrativo que se ha usado para financiar grupos terroristas como el Ejército de Resistencia del Señor, que ha perpetrado un gran número de masacres en África Central.

“En este negocio no se trata de un individuo que busca alimentar a su familia. Esto se trata de sindicatos del crimen organizado, terroristas organizados, milicias rebeldes que operan a gran escala matando a muchos elefantes a la vez; que están violando a las mujeres, que están secuestrando niños y convirtiéndolos en soldados. Ellos son la razón por la que estos países se encuentran en la pobreza”, explicó el también director de investigaciones especiales de la revista National Geographic.

Señaló que aunque en África existen acciones para tratar de detener este comercio ilegal, el mayor problema es la corrupción. “La corrupción en los gobiernos de Tanzania, Kenia, Sudán, permite el tráfico de marfil a gran escala. ¿Cómo detener la corrupción?, todo el mundo sabe que es un problema muy difícil y es diferente para cada país y cada cultura”.

Según el periodista estadounidense, quien comenzó su carrera profesional como abogado, la mayor parte del marfil ilegal va a China, donde un par de palillos de marfil puede alcanzar un costo de más de mil dólares, y los colmillos tallados, cientos de miles de dólares cada uno.

Por eso, consideró, una de las soluciones para detener el comercio ilegal de marfil y la matanza de unos 35 mil elefantes al año, sería presionar para que los principales países consumidores, como China, dejarán de comprar. “China es el mayor consumidor. Por lo tanto, creo que lo más eficaz es primero centrarse en cómo hacemos que China deje de consumir. Si lo hace, tal vez Vietnam y un par de países más podrían reducir muy significativamente el problema”, dijo.

Christy añadió que gracias a la presión que la comunidad internacional ha ejercido en los últimos años, China ha comenzado a tomar medidas sobre ese comercio, el cual fue prohibido a nivel mundial desde 1989.

“El gobierno chino hace tan solo unas semanas anunció que iba a poner fin a su mercado nacional de marfil, y si eso es cierto, será muy, muy significativo. Y esto sólo sucedió porque la gente ha estado compartiendo esta historia”.

Temas Relacionados
Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios