"Cantan a la música"

Cultura 16/12/2015 00:19 Alida Piñón Actualizada 10:49

Los chelistas estrenarán el 11 de enero en la Sala Nezahualcóyotl su segunda obra compuesta por Samuel Zyman

Carlos Prieto, quien ha grabado más de 90 obras para violonchelo y ha escrito nueve libros, explicó que la obra será un suceso histórico. (FOTO: Ariel Ojeda / EL UNIVERSAL)

La amistad entre Carlos Prieto y Yo-Yo Ma inició hace poco más de 30 años, desde entonces han tocado infinidad de veces juntos y hasta disfrutan de tomar vacaciones en familia. (FOTO: Cortesía Carlos Prieto)

Prieto, miembro de la Academia Mexicana de la Lengua, así como miembro correspondiente de la Real Academia Española, ha sido calificado por el propio Yo-Yo Ma como un “auténtico paladín del violenchelo". (FOTO: Archivo EL UNIVERSAL)

La obra que se presentará en enero y se integra al largo y profundo interés que ha tenido para que se estrenan las obras para su instrumento. (FOTO: Archivo EL UNIVERSAL)

[email protected]

Carlos Prieto y Yo-Yo Ma, dos de los más importantes chelistas en el mundo, estrenarán la primera obra escrita para dos chelos, coro y orquesta, compuesta por el mexicano Samuel Zyman, maestro de la Julliard School.

“Es un concepto insólito, será un concierto único por sus características”, explicó el intérprete mexicano que ha tocado con importantes orquestas como la Royal Philharmonic Orchestra de Londres, enriquecido notablemente el repertorio violonchelístico y estrenado más de 100 obras, casi todas dedicadas a él, de los principales compositores de México, Iberoamérica, España y otros países.

La obra, titulada Canto a la música y será estrenada el 11 de enero en la Sala Nezahualcóyotl, significa, además, la segunda obra que ambos instrumentistas estrenan de Samuel Zyman. La primera fue Suite para dos chelos, con la que obtuvieron elogios de la crítica especializada.

En el concierto, los músicos estarán acompañados por una orquesta de 250 elementos y un coro de 300, de Esperanza Azteca.

La amistad entre Carlos Prieto y Yo-Yo Ma inició hace poco más de 30 años, desde entonces han tocado infinidad de veces juntos y hasta disfrutan de tomar vacaciones en familia.

En el estudio del músico mexicano, destaca entre muchas de los portarretratos a lado de personajes de la cultura y la política nacional, uno en el que se observa a los chelistas, jóvenes, tocando juntos, con diversos testigos, como Rafael Tovar y de Teresa.

“Estábamos tocando el chelo y mi esposa nos llamó a comer. Iba a guardar el chelo pero Yo-Yo me dijo que no, que los dejáramos juntos y pegaditos para que ojalá hubiera entre ellos algo romántico y procrearan algo. Nueve meses después nos vimos en Boston, donde él vive, y me dijo que aquél encuentro en mi estudio no lo podíamos dejar así, que debíamos encargar una obra. Lo hicimos, se la encargamos a Samuel Zyman, fue así como nació la Suite para dos violenchelos, la hemos tocado ya en muchísimos lugares y siempre con un gran éxito, es magnífica”, explicó en entrevista Prieto.

La colaboración entre los dos chelistas para estrenar obras juntos continuó. Un día, durante un periodo de vacaciones donde se encontraban ambos, acompañados de sus familias, en Sevilla, nació la siguiente colaboración. Yo-Yo Ma estaba entusiasmado con la música de la región y sugirió encargar otra obra como recuerdo de esos días. La tarea fue para el colombiano Emilio Atehortúa, una obra para dos chelos, dos guitarras y percusiones. Para la tercera colaboración juntos le pidieron al compositor cubano Leo Brouwer la obra El arco y la lira.

En este ritmo de trabajo conjunto, sólo faltaba una obra para chelos y orquesta, idea que surgió cuando Yo-Yo Ma vino a México para ofrecer una clase magistral en el Centro Nacional de las Artes, tras la cual tocaron juntos. “Esteba Moctezuma (presidente de Fundación Azteca) nos fue a visitar al camerino y nos preguntó qué se requería para que nosotros tocáramos con una orquesta, Yo-Yo le respondió que necesitaba una orquesta de mil músicos. Como era algo imposible, no me tomé el asunto en serio, pero un mes después nos juntó con Samuel Zyman para hablar sobre cómo crear una obra para mil músicos”, recordó Carlos Prieto.

La idea siguió siendo imposible para el compositor porque no habría foro que lograra recibir a tal cantidad de músicos. Zyman sugirió entonces que el concierto se llevara a cabo en la Sala Nezahualcóyotl porque ahí podría haber espacio para un coro de 300 cantantes y una orquesta de más de 200 músicos, y dos solistas.

Carlos Prieto, quien ha grabado más de 90 obras para violonchelo y ha escrito nueve libros, entre ellos Cartas a Rusia, Alrededor del Mundo con violonchelo, explicó que la obra será un suceso histórico.

“No seremos mil músicos, pero sí será una obra muy importante, única, histórica. Coro, orquesta y dos chelos, no existe nada igual. Ya tuvimos un ensayo a piano, en enero tendremos un primer ensayo ya con los músicos y vamos a ver cómo nos va. Sólo tendremos dos ensayos. La obra está concebida para que lo toquen y la canten niños y niñas con edades que oscilan entre los 8 y los 18 años, no es abstracta, es muy accesible. Nunca he tocado con tantos niños. Será un gozo volver a tocar con Yo-Yo y reunirnos con Zyman, un hombre muy simpático, un gran compositor y un gran maestro en la Julliard”, indicó.

Agregó que se siente un músico afortunado por tener un gran número de obras dedicadas a él. “He estrenado obras de Manuel Enríquez, Joaquín Rodrigo, Blas Galindo, Federico Ibarra, Samuel Zyman, y muchos otros, todas dedicadas a mí, la penúltima fue la de Leo Brouwer, una suite para dos cellos y dos guitarras, titulada El arco y la lira, que también toqué con Yo-Yo. Esta será la obra número 100 que me va a tocar estrenar”, dijo.

Prieto, miembro de la Academia Mexicana de la Lengua, así como miembro correspondiente de la Real Academia Española, ha sido calificado por el propio Yo-Yo Ma como un “auténtico paladin del violenchelo, como Rostropovich, es un artista creador, un sabio y un escritor, que ha contribuido de manera notable al enriquecimiento de la música en Occidente”.

“Desde que empecé a tocar me pareció que sería muy interesante que además del repertorio que tocan todos los chelistas o todos los pianistas, debía enriquecer el repertorio del violonchelo. El repertorio de mexicanos para cello y orquesta brillaba por su ausencia, lo podía contar con los dedos de una mano y me sobraban varios dedos. El primero que se compuso fue el de Ricardo Castro a fines del siglo XIX y lo estrené yo un siglo después. Los compositores no tenían ningún interés en el violenchelo, pero yo empecé a convencerlos y empecé a estrenar sus obras, luego de que las estrené, amplié el trabajo a toda América Latrina, España, Portugal y luego a todo el mundo”, recordó.

La obra que se presentará en enero, agregó, se integra al largo y profundo interés que ha tenido para que se estrenan las obras para su instrumento. “Yo-Yo Ma también se ha interesado no sólo en el repertorio tradicional, sino también en el que está completamente fuera de lo normal. Se ha interesado en el repertorio de lo que se conoce como la ruta de la seda. Es de origen chino, nacido en Francia y afincado en Estados Unidos. Él ha explorado la ruta de las obras que van de China a Europa o de China a Japón o Corea. Por eso nos hemos entendido tan bien, porque desea enriquecer el repertorio. Yo-Yo es uno de los músicos más importantes actuales y dentro de la historia del cello quedará como uno de los más granes”, finalizó el músico mexicano.

Comentarios