Pedro Reyes: La escultura pública está monopolizada

Cultura 19/06/2017 04:00 Sonia Sierra Actualizada 08:04
Guardando favorito...

El escultor, dibujante y arquitecto asegura que su generación "no ha hecho el relevo en la escultura"

Aunque Pedro Reyes es "ante todo un escultor", en la escultura no se agota su obra: es también dibujante, realizador de teatro, productor y activista.

Guardando favorito...

Ejemplos de su trabajo reflejan el gusto por conocer y dominar técnicas muy distintas: como las piezas de la serie Disarm, que presentó en 2012 y que fueron hechas a partir de armas decomisadas y transformadas en instrumentos musicales.

Guardando favorito...

Reyes acaba de exponer en Lesson Gallery, de Nueva York, una muestra de 160 dibujos y esculturas, en la que fue de las exposiciones más visitadas en los primeros meses de este año en esa ciudad.

Guardando favorito...

Esculpir es un ejercicio Reyes que entiende más allá de los materiales: lo asimila a su biblioteca, una pared que se extiende en su amplio estudio, con dos pisos de altura, a la que cada día agrega, en promedio, diez libros.

Guardando favorito...

"El tema de la escultura pública ha sido monopolizado por artistas que ya no están en su mejor momento, que han hecho obra pública muy cara, muy grande y muy mala, como Sebastian", asevera Reyes.

Guardando favorito...

[email protected]

Aunque Pedro Reyes es “ante todo un escultor”, en la escultura no se agota su obra: es también dibujante, realizador de teatro, productor y activista. De ahí la definición que hace de sí mismo: “Un artista con personalidad múltiple”.

Nacido en la Ciudad de México en 1972, formado como arquitecto en la Universidad Iberoamericana, Reyes es uno de los protagonistas de la escultura contemporánea en México, un arte que estudia, defiende, investiga, promueve y con el cual experimenta.

A partir de la escultura sostiene un diálogo con la historia del arte —tiene obras que hacen referencia a Picasso y Giacometti, pero también a las Cyclades—. Disfruta la oportunidad que le da este arte para integrar técnicas de hace cinco mil años, con soluciones y elementos e ideas de hoy. Ejemplos de su trabajo reflejan el gusto por conocer y dominar técnicas muy distintas, y vincularlas con un fin social: como las piezas de la serie Disarm, que presentó en 2012 y que fueron hechas a partir de armas decomisadas y transformadas en instrumentos musicales; o como algunas recientes, en concreto, de mujeres que protestan con lo cual reflexiona, por una parte, en un nuevo agente social, el que protesta y, por otra, en el cuerpo femenino en la escultura: “Esa presencia se necesita actualizar. Hay que replantear el tema de lo femenino en la historia de la estatuaria”. En su estudio, al lado de una cabeza de Simone de Beauvoir, que él mismo talla, se encuentran cajas de mármol con las cuales experimenta para hacer marimbas similares a los litófonos de la antigüedad, en el centro de Asia.