Logros científicos de 2015

Ciencia y Salud 28/12/2015 00:10 Berenice González Durand Actualizada 19:56

El mundo de la ciencia celebró en el espacio y en tierra firme, la entrada de la sonda New Horizons al Cinturón de Kuiper y la llegada de la vacuna contra el dengue

Gráfico: La ciencia celebra a la ciencia en 2015

La sonda New Horizons se lanzó de Cabo Cañaveral hace casi una década y durante el 2015 alcanzó su principal meta. Finalmente a mediados de julio logró sobrevolar Plutón a 12 mil 500 kilómetros, una distancia similar a la que hay entre Nueva York y Bombay. Inmediatamente la imagen que parecía un corazón tallado sobre la superficie del planeta enano, se convirtió en una de las fotografías más vistas en la historia de la NASA, como si fuera la bandera de la conquista del punto más lejano explorado por el hombre.

Los datos de la hazaña seguirán fluyendo hasta septiembre del 2016. El nitrógeno, metano, etano y monóxido de carbono de su atmósfera siguen enmarcando teorías sobre el origen de este cuerpo celeste de 2 mil 300 kilómetros de diámetro con un interior donde prevalecen las rocas. Con la información recibida hasta el momento, los especialistas ya han logrado realizar precisos mapas en tercera dimensión de la superficie de Plutón donde subrayan la presencia de dos codilleras montañosas congeladas donde podrían esconderse los secretos de la evolución atmosférica y geológica del planeta. 

Para los científicos han resultado un misterio las contrastantes características de Caronte, su principal luna, donde sólo hay agua helada y amoniaco. Los científicos dudan  que pueda existir alguna forma de vida, pues su superficie tiene una temperatura de -233 grados centígrados. Sin embargo, con este sobrevuelo a Plutón también se abrió un nuevo capítulo en la historia de la exploración espacial, pues el Cinturón de Kuiper, un conjunto de cuerpos menores que orbitan alrededor del sol y de los que precisamente Plutón sobresale en tamaño, empieza a convertirse en un nuevo objetivo. 

En su viaje por el Cinturon de Kuiper, New Horizons logró una nueva hazaña.  En noviembre pasado se publicó una imagen que retrataba un objeto, nombrado oficialmente por la NASA como “1994 JR1”, que se considera un muy antiguo cuerpo celeste de 150 kilómetros de ancho. Los científicos no tienen duda: una nueva era de investigaciones espaciales inicia y con ella nuevas teorías sobre la formación y el devenir del universo permanecen vacantes.

Para los científicos de la NASA otro de los grandes descubrimientos  durante este 2015 fue el hallazgo de evidencias de agua líquida en Marte. Uno de los objetivos a mediano plazo ha sido la llegada del hombre a este planeta, por lo que las huellas del vital líquido apareciendo de manera estacional, significarían un nuevo y significativo avance para la misión. 

Estos rastros fueron captados por el CRISM, un revolucionario espectómetro. Este instrumento ha permitido reconocer diferentes compuestos sobre la superficie del llamado Planeta Rojo. Al respecto, Michael Meyer, jefe científico de este programa de la NASA, ha señalado que esto ha fortalecido las pistas para saber de qué manera podría sustentarse la vida en este lugar y cuáles serían los lugares más idóneos para hacerlo. 

El despertar de un monstruo

Otro de los sucesos reconocidos por la comunidad científica durante el 2015, fue el despertar del Gran Colisionador de Hadrones (LHC), el laboratorio de física más grande del mundo  ubicado en el Centro Europeo para la Investigación Nuclear (CERN), en la frontera de Francia y Suiza.

Este acelerador de partículas  estuvo cerrado durante casi tres años, preparándose para incrementar la energía de choque de las partículas. El científico mexicano, Luis Roberto Flores Castillo, quien trabaja directamente en esta institución señalaba en una entrevista  durante marzo, cuando ocurrió el despertar de este gigante de la física contemporánea, que la finalidad de este experimento científico es acelerar protones para hacerlos chocar casi a la velocidad de la luz.

¿Para qué se hace esto? La respuesta es  provocar suficiente energía para producir cientos de partículas.

“El proceso puede crear cualquier partícula del 'catálogo' de la naturaleza (independientemente, de que ya la conozcamos o no), siempre y cuando la energía inicial sea suficiente para proveer la masa de la nueva partícula. Esta es precisamente la razón para construir y operar grandes colisionadores de partículas”, señalaba el físico mexicano. 

Los choques y uniones de las diferentes partículas al interior del LHC pueden crear  una especie de microcosmos de lo que ocurrió durante el Big Bang, es así que al reproducir estos fenómenos se puede encontrar algún nuevo indicio sobre los misterios del universo, como por ejemplo la llamada antimateria. 

En la vida cotidiana este tipo de experimentos también se traduce en el desarrollo de nueva tecnología no sólo en electrónica, cómputo y análisis estadístico, sino también en herramientas médicas que ya se utilizan en la actualidad como  por ejemplo las tomografías por emisión de positrones (PET), pues los isotopos que producen antimateria ayudan a iluminar partes del cerebro según los estímulos. Es así que hoy se sabe más sobre las diferentes regiones de nuestro cerebro, precisamente  gracias al estudio de la antimateria y del funcionamiento de estos gigantes dela física contemporánea.

De mosquitos, dengue y ADN

En cuestiones médicas la ciencia se posó en México con el anuncio de la nueva vacuna para combatir el dengue. De acuerdo con cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cerca de 40% de la población mundial está en riesgo de contraer dengue. Esto equivale a 3 mil 900 millones de personas. Actualmente, se estima que alrededor de 400 millones de personas son contagiados cada año en más de 128 países. En nuestro país, el Aedes aegypti, el mosquito transmisor de ésta y otras enfermedades tropicales, ha venido ganando terreno. El cambio climático, así como la falta de servicios en las ciudades ha ocasionado que el mosco tenga más sitios para depositas sus huevecillos, pues la basura y los utensilios donde la gente almacena agua por falta de un infraestructura adecuada, son idóneos para su reproducción.

Históricamente en nuestro país la cifras de casos severos de dengue han disminuido, pero epidemiológicamente  se ha mantenido, por eso para nuestro país era de vital importancia encontrar un recurso extra para combatirlo; principalmente en las zonas donde la enfermedad es endémica.

Desde el 2001, la OMS a través de su Departamento de Inmunización, Vacunas y Biológicos, incentivó el desarrollo de una vacuna que pudiera ser utilizada como parte de la estrategia mundial de combate contra el dengue, pues en la actualidad hay más de 100 países en donde es endémico. Casi de manera inmediata se  generaron cinco proyectos. Finalmente el proyecto de la farmacéutica Sanofi Pasteur registró la primera vacuna, acreditando su calidad y eficacia en más de 25 estudios realizados en cinco países. 

México es el primer país en el que es aprobada la vacuna después de un proceso regulatorio, que según informes de la COFEPRIS inició en mayo del 2013 y finalmente recibió el aval de su Consejo Científico. El impacto que la utilización de la vacuna tendrá en nuestro país redundará en el ahorro de 1100 millones de pesos anuales en gastos de salud y se espera que logre evitar  la hospitalización de ocho mil pacientes.

Otro de los eventos del 2015 en el campo médico fue el debate abierto sobre la llamada “Medicina de precisión” que utiliza la información genética con la  a finalidad de  determinar el diagnóstico o el tratamiento de la enfermedad. El debate durante este año se ha centrado principalmente en una revolucionaria herramienta de edición de ADN, llamada CRISPR.

Mediante está técnica se permite la eliminación funcional de genes o la introducción de mutaciones.  Por ejemplo, al administrar un tipo de proteína o bacteria  a una célula, el genoma de ésta puede ser cortado y modificado en los lugares deseados. La utilidad de este tipo de procedimiento es que en cierta forma el hombre puede determinar su destino biológico, pues podría ayudar a curar enfermedades genéticas en los hijos.

Aún su uso no ha sido probado en humanos, por eso los científicos intensificaron este año el debate sobre su utilización también ligado al desarrollo de la bioética,  pues además de probar ser verdaderamente funcional en los seres humanos, se tienen que regular las  diferentes áreas que corresponden a la modificación genómica en cada país que intente su  uso.

De hecho, la revista Science considera al CRISPR como el acontecimiento científico del año. En su lista también incluye otro hallazgo relacionado con el estudio del ADN, una nueva esperanza médica para combatir el dolor basada en la introducción de hasta 23 fragmentos de ADN que modifican la levadura. De esta forma se logran producir compuestos opiáceos, sin las limitaciones de obtenerlos solamente de las plantas.

Entre otros méritos científicos, se encuentran también: el descubrimiento de la nueva especie de homínido Homo naledi, de la que se encontraron los restos de al menos 15 individuos en Sudáfrica; así como el anuncio del 100% de efectividad de la vacuna contra el ébola VSV-ZEBOV, que aunque todavía está en fase preliminar, muestra un futuro promisorio.

 

kal

Temas Relacionados
Conciencia marte New Horizons dengue

Comentarios