23 | MAR | 2019
La capital mexicana genera 13 mil toneladas de basura al día. Foto: Archivo

¿Qué se necesita para producir biogás?

15/12/2015
00:10
Redacción
-A +A
Los residuos orgánicos recolectados en la ciudad de México tienen el potencial de generar esta fuente de energía renovable, asegura académica de la UNAM

La capital mexicana genera 13 mil toneladas de basura al día, de las cuales el 50% es desecho orgánico con potencial de transformarse en biogás, afirmó la académica Alejandra Castro González, del Posgrado de la Facultad de Ingeniería de la UNAM.

El biogás es resultado de la degradación de materia orgánica. En este caso, la putrefacción emite ciertos gases que pueden ser aprovechados si se procesan en un digestor, la tecnología que lleva a cabo la descomposición de la materia.

Si en México se instalaran digestores que degradan la basura orgánica, agrega la universitaria, se podría obtener una gran cantidad de biogás para abastecer de energía a los hogares de la ciudad.

Los gases resultado de la descomposición se controlan y manipulan para producir un gas combustible; este producto también puede convertirse en energía eléctrica al pasar por una máquina que lo trasforma en electricidad, explicó la doctora Alejandra Castro.

Energía alternativa

El biogás está compuesto de metano, bióxido de carbono, hidrogeno y sulfuro de hidrogeno, gases que el ser humano produce en una cantidad de litro y medio aproximadamente, desde que come y hasta que defeca.

El digestor es un recipiente completamente cerrado donde se depositan los desechos orgánicos, y ahí ocurre la fermentación anaerobia que produce el gas.

“Esta tecnología funciona como un estómago que controla el pH, que tiene flora microbiana, un tiempo de residencia, un mezclado y un confinado donde se almacena el biogás”, dijo la investigadora Castro.

Los desechos orgánicos pueden ser la materia prima de múltiples fuentes de energía, como el biodiesel, el cual se produce a partir de aceites orgánicos que se recogen de restaurantes o cocinas domésticas, o el bioetanol que se obtiene de la fermentación por levaduras de los azucares que se encuentran en los tejidos vegetales.

Estas fuentes de energía permiten amortiguar el impacto ambiental de los combustibles fósiles, al ser alternativas más ecológicas.

 

Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM

TEMAS RELACIONADOS

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios