El fiscal de hierro

Aristóteles dice que no optará por ningún cargo de elección popular, mientras sigue implementando cambios en la recaudación de impuestos

Aristóteles Núñez representa un organismo que quiere estar más cerca de la gente, por lo menos, más abierto (ILUSTRACIÓN: DAVID PEON)
Cartera 21/12/2015 01:34 Marco Payán Actualizada 07:39

La mañana que vi a Aristóteles Núñez para desayunar no salió a correr, como suele hacer cada que inicia un día. Había dormido sólo tres horas después de varios vuelos. Se trata del hombre que le ha dado un perfil más relevante al jefe del SAT. Está más presente en los medios que en otras administraciones e incluso da de qué hablar cuando acepta que hay corrupción en su dependencia, por ejemplo.

Representa —quizá como la Cofepris lo es para la Secretaría de Salud— un organismo que quiere estar más cerca de la gente, por lo menos, más abierto.

Desde el inicio de su administración su meta era muy clara: recaudar lo que más se puede recaudar. ¿Las razones? Desde entonces se veía que el precio del petróleo caía estrepitosamente y, como de ahí viene un porcentaje alto del ingreso del gobierno, aquello era imperante.

El egresado del Politécnico le va a los Pumas. El que vivió en Tepito, la tierra del comercio informal, busca regular al comercio. Y el hombre que goza de buena imagen política, no quiere ningún cargo de elección popular.

¿Quién es Aristóteles Núñez y cómo ha manejado la recaudación de impuestos en el país?

SÍ HAY CORRUPCIÓN

Tenía todo para ser el hombre más odiado por los mexicanos. Se trata del hombre encargado de hacer que todos paguemos nuestros impuestos. Sin embargo, en una reciente encuesta hecha por el Inegi, la percepción de corrupción en el pago de impuestos fue la más baja en años. Cerca de 3%.

“Hay que reconocer que existe”, dice Aristóteles Núñez. Reconoce la corrupción y al mismo tiempo presentó cerca de 30 denuncias en contra de servidores públicos estatales de Sonora, por irregularidades. Nos comenta que vienen más auditorías en otras entidades, pero que están a tiempo de corregirse.

El caso de los estados es complejo, porque el SAT puede hacer la denuncia pero no tiene la competencia para juzgarlos. Lo que está haciendo es previendo en el resto de las entidades situaciones similares.

Donde más identifica que el SAT es proclive a la corrupción es en la revisión aduanera, las auditorías fiscales, y en la cobranza del crédito fiscal. Este es un tema que sigue pendiente, pero que admitirlo como problema puede ser el inicio de la solución. Se trata de autocrítica y autoevalución; “transparencia”, diríamos los medios.

ARISTÓTELES EN LOS MEDIOS

La imagen de este funcionario oaxaqueño que creció en Tepito, el barrio bravo de la ciudad de México, le quitó algunos tapujos a la comunicación de los funcionarios públicos. Aunque mide muy bien sus palabras, se expresa abiertamente sobre, por ejemplo, la necesidad de medir el PIB de otra manera. No faltaron las voces que dijeron que era una llamada de atención hacia el Inegi, que encabeza Eduardo Sojo. Al tocar el tema, Aristóteles Núñez insiste en que no es así.

Pone el ejemplo de China. Supuestamente China tiene un PIB muy superior a los de los países occidentales, pero el problema está en cómo se mide su crecimiento. Este problema no es exclusivo de las naciones orientales. En el mismo caso de Estados Unidos y México hay diferencias en cómo se mide el PIB, y así prácticamente con todos los países. Esto responde principalmente a las características propias de cada territorio.

En ese sentido iba la sugerencia de Aristóteles Núñez. Pareciera que si no se miden bien las cosas, no se pueden mejorar. Por eso también se disparan las diferencias en las proyecciones de crecimiento entre los mismos organismos de gobierno. Lo mismo pasa con las mediciones de la pobreza.

Sin embargo, declaraciones como éstas no solían darse en regímenes anteriores. No de un jefe del SAT.

COMERCIO EXTERIOR

Parte de las funciones del SAT son las aduanas. Por ejemplo, cuando llega un contenedor a un puerto mexicano, el SAT es capaz de escanearlo con una camioneta que lo rodea a no más de cinco metros de distancia. Es una manera de saber cuál es el contenido de aquel recipiente.

Es en las aduanas donde Aristóteles Núñez ve como posibles los actos de corrupción. Parte de las medidas que ha impulsado van en dos sentidos: la trazabilidad de los embarques —y del dinero, principalmente—, así como el manejo de riesgos. Estos dos conceptos son quizá los que más mencionó en su plática.

Si ves que quieren pasar un cargamento con contrabando en pequeñas dosis y se le permite el paso es de esperarse que días después venga un envío más grande. Es una manera de medir el riesgo. Analizar las probabilidades y apostar por dónde se puede tener mayor éxito de evitar el contrabando o la evasión de impuestos. Lo que más suelen encontrar ilegalmente son armas, dinero, droga y, en menor medida, maderas preciosas y especies exóticas.

Lo mismo pasa a partir de las facturas electrónicas. Es una manera de saber que sí estás declarando que tal proveedor te emitió una factura por tanto dinero. Ahora es más fácil detectar que ambos contribuyentes están declarando cosas coherentes, gracias al manejo de todos los datos. Big data.

Para Aristóteles lo importante es que haya trazabilidad, así puedes ver de dónde vienen los recursos y quién, en el proceso, no hizo bien su tarea. Ya no sólo se va tras los contribuyentes que se tienen en la mira por algún caso en especial, como un delito relacionado con la PGR.

En la parte de evasión de impuestos Aristóteles Núñez está consciente que oficios como algunos médicos y hospitales, las comisiones a los vendedores de seguros y el mercado de lujo son los siguientes a quienes facilitarles la manera de pagar impuestos.

EL POLÍTICO

Ha dicho que no está dispuesto a un cargo de elección popular. “Eso le quitaría atención a mi responsabilidad en el SAT”. Su carrera dio un salto cuando después de conocer a Luis Videgaray en el gobierno del Estado de México, éste le ofreció acompañarlo a Hacienda, como jefe del Servicio de Administración Tributaria.

El hombre que parte de su juventud la pasó en Tepito busca regular a los comercios irregulares. Parte de las medidas son la de que el primer año no pagues impuestos y cada año siguiente vayas pagando un porcentaje mayor, según el régimen en el que estés dado de alta.

Cuando anuncia que implementará IVA a la comida rápida, un tema delicado, pues por años se ha discutido la viabilidad y conveniencia de poner impuestos en alimentos y medicinas, su postura es muy clara. Se trata de un impuesto que ya existía, sólo que hay algunos que no lo están respetando. Y ahí pone el acento.

Cuando anuncia un acuerdo para evitar el robo de identidad, que entre otras cosas se utiliza para recibir en una cuenta apócrifa de banco la devolución de impuestos, no teme hablar de los fraudes que se pueden presentar. Y por otro lado, según el régimen en el que estés como contribuyente, se te podría regresar la devolución de impuestos en un rango no mayor a cinco días.

Es decir, a Aristóteles Núñez le toca jugar en los dos bandos: ser la mano de hierro para hacer que quienes tengan que pagar impuestos lo hagan; y por otro lado, facilitarles a los buenos contribuyentes la labor que están haciendo. Su puesto por definición tiene un desgaste político. A la gente no le gusta quien se encargue de cobrar impuestos. Sin embargo, muchos ven en Aristóteles Núñez a un tipo cercano a Luis Videgaray que podría tener un movimiento en la política interesante.

ARISTÓTELES DIGITAL

Su meta era recaudar 2 billones de pesos y lo superará al final de año con cerca de 16% más. Parte de la razón atrás de este hecho es, básicamente, la factura electrónica. Espera que en los siguientes años todo el proceso se haga digitalmente. Pero esto aún no es una realidad para la mayoría de los contribuyentes que requieren la ayuda de un contador.

A Aristóteles Núñez le interesa más dar los pasos adecuados a tiempo que dar los equivocados. Por eso la plataforma ha tomado años. Eso tiene un costo. Los contribuyentes ahora tenemos que ceder mucha información —demasiada dirían algunos— al SAT: huellas digitales, identificación por el iris, además de dirección, teléfono, correo electrónico, entre otros.

Ese mayor control le ha dado frutos a la hora de dar con fraudes. Así, no es extraño encontrar nuevos cateos y demás operaciones muchas veces coordinadas con la PGR para dar con “los pillos”, como les llama el aficionado a los Pumas.

***

Cuando Aristóteles vivía en Tepito, el sismo de 1985 lo dejó sin casa por unos momentos. Ahora que todavía tiene mucho por seguir haciendo al frente del SAT en esta administración, sabe que después de este sexenio su horizonte se ve bien, en la medida que haga un buen trabajo. Él confía en que así será.

A PIE DE PÁGINA...

Diana Bernal, al frente de la Prodecon, al cruzar la meta de una carrera en la ciudad de México se tomó una foto. En ella aparece, atrás, Aristóteles Núñez, quien también corrió ese día.

Comentarios