Se encuentra usted aquí

8

Finaliza era del dinero barato

Analistas opinan que el alza de tipos en EU beneficia a México; arrancó ayer encuentro de integrantes de la Fed en Washington
16/12/2015
01:36
Rubén Migueles
-A +A

[email protected]

Después de que la recesión financiera internacional en 2008 abriera una era de política monetaria expansiva en Estados Unidos, hoy la Reserva Federal (Fed) cambia de dirección y sube las tasas de interés, poniendo fin a siete años de dinero barato.

Los miembros del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés) que dirige la política monetaria de la Fed, comenzaron ayer martes su encuentro de dos días en la sede del banco central en la ciudad de Washington, DC.

La esperada decisión sobre política monetaria, que ha sido calificada como la más importante de la Fed en los últimos años, se da a conocer hoy en un comunicado que se divulga a las 13:00 horas de México. A continuación, la presidenta de la Fed, Janet Yellen, ofrece una conferencia de prensa para comentar el último comunicado de política monetaria del banco central estadounidense.

Los inversionistas han venido aguardando este acontecimiento a lo largo del presente año, en especial desde el pasado 17 de septiembre, en que se especuló por primera vez que la Reserva Federal iba a elevar la tasa de los fondos federales. De aquel entonces a la fecha, los mercados financieros entraron en una etapa de fuerte volatilidad producto de la creciente incertidumbre sobre el desempeño de la economía estadounidense.

En este sentido, los principales centros financieros están preparados para un “despegue” inicial de 25 puntos básicos que lleva el objetivo de tasas de la Fed desde cerca de 0% a un rango entre 0.25 y 0.50 puntos porcentuales.

La última vez que la Reserva Federal subió sus tipos de interés fue en junio de 2006, lo que muestra la magnitud de la decisión a tomar por el banco central estadounidense.

La acción se produce en un momento en que otras economías avanzadas como la de Japón y la zona euro están inmersas en programas de expansión monetaria, con tasas de interés a la baja.

En el caso específico de México, el impacto del alza de las tasas de interés en Estados Unidos depende de lo que hagan las autoridades monetarias, comentó Alfredo Coutiño director para América Latina de Moody's Analytics

En primer lugar, el alza de las tasas de interés en Estados Unidos implica que hay señales de mayor fortaleza de la recuperación económica, lo que debe beneficiar a México en el mediano y largo plazos; sin embargo, el especialista advierte que en este contexto existen tres escenarios generales.

Si México no se sincroniza tanto en tiempo como en magnitud de alza de tasa eso va a tener un efecto negativo, porque eso va a golpear de manera más dramática al peso mexicano, eso va a desestabilizar al mercado financiero nacional y eso va a tener consecuencias más adelante sobre el crecimiento económico, del país, detalló Coutiño.

El especialista comentó que si México responde y se sincroniza en tiempo y magnitud con el incremento de las tasas, se van a calmar las presiones “pero no veríamos un regreso del tipo de cambio a niveles menores de 17 pesos, porque lo único que estarían haciendo las autoridades monetarias es mantener el diferencial de tasas entre México y los Estados Unidos, por lo tanto las presiones permanecerían. El tipo de cambio posiblemente ya no subiría más, pero no podría regresar a niveles menores a las 17 unidades por dólar”.

El tercer escenario, según Coutiño, es que México no sólo se sincronice sino que acelere el alza de tasas para aumentar el diferencial y con eso aumentar el atractivo de la economía nacional.

El analista económico de CI Banco, James Salazar, dijo que los mercados financieros se han estado anticipando al hecho de que hoy se da el alza en las tasas de la Fed, por lo que para los mercados cambiarios, de capitales y de dinero este evento está descontado.

“Obviamente hoy que se anuncie la medida todavía veremos una reacción negativa de los mercados pero en los siguientes días es muy probable que en el caso del peso mexicano e incluso de los bonos, empiecen a recuperar un poco de terreno.

“La subida de tasas significa que la economía de Estados Unidos está lo suficientemente sólida como para aguantarla. Eso es positivo para la mayoría de las economías, pero más a las vinculadas con su ciclo económico, como el caso de México, y es por eso que se espera una reacción favorable tanto del peso como de ciertos rendimientos de bonos”, dijo Salazar.

“La visión de un dólar fuerte se permea a través de todas las colocaciones de activos, regionales y sectoriales. Se necesitará una Fed muy pesimista y ganancias muy débiles en Estados Unidos para revertir la perspectiva de un dólar fuerte en 2016”, señaló el estratega en Jefe de Inversiones de BofA Merrill Lynch Global Research, Michael Hartnett.

INFORMACIÓN RELACIONADA

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS